El jefe de Goldman Sachs podría formar parte del Gobierno de Donald Trump

Sede del Goldman Sachs.
Sede del Goldman Sachs.

El empresario acusó abiertamente y en repetidas ocasiones a Wall Street de robar dinero a la clase trabajadora. Sin embargo, parece que esas diferencias ya quedaron atrás.

El jefe de Goldman Sachs podría formar parte del Gobierno de Donald Trump

Durante su campaña electoral Donald Trump cargó en repetidas ocasiones contra Goldman Sachs, acusándolo de ser la cabeza de una red que le ha robado a la clase trabajadora, en tanto que el banco, por medio de su director ejecutivo, respondió el fuego asegurando que era inaudito que un hombre como el republicano tuviera acceso y poder sobre temas como las armas nucleares. Una vez pasada la tormenta propagandística, el panorama empieza a despejarse y, a poco más de un mes desde que Trump fue elegido como el nuevo presidente de Estados Unidos, parece que las diferencias se han quedado atrás.

El mismo viernes varios reportes indicaron que Gary Cohn, precisamente presidente del banco número uno de Wall Street, sería el elegido por Trump para la oficina del Consejo Económico Nacional durante su gestión. Esta maniobra, a falta de confirmación, apagaría las llamas en el banco. Cohn ha ocupado su cargo de manera interina durante casi una década en calidad de delegado de Lloyd Blankfein, director ejecutivo. Blanfein estudia una forma de ceder su puesto en un futuro cercano, principalmente aquejado por serios problemas de salud. Si Cohn termina abandonando su oficina, la junta directiva de la organización tendría que buscar a un sustituto de tiempo completo, para el que tienen ya varias carpetas en análisis. Eso y que tendrían a uno de los suyos hablándole al oído al inquilino de la Casa Blanca.

Mucho se ha dicho sobre la decisión de Trump de agregar prácticas similares a las de Wall Street a su administración, como sus evidentes vínculos con Goldman, por ejemplo Steve Mnuchin, elegido para ser secretario del Tesoro, y Stephen Bannon, elegido por el magnate para ser el máximo asesor presidencial. Aunque vale decir que ninguno de los dos mencionados ha trabajado recientemente en Goldman Sachs.

El otro punto crítico es que Cohn ha trabajado en Goldman Sachs desde 1990 y ha sido socio desde 1994. Entretanto, Blankfein se ha desecho en elogios hacia Trump.  El presidente de Goldman podría tener un rol relevante en las políticas económicas de la nueva administración presidencial. Aparte de eso, Cohn podría evadir los conflictos de interés al vender sus $ 200 millones en acciones del banco, con lo que diversificaría su valor sin pagar impuestos. @hmorales_gt

 

 

 

El jefe de Goldman Sachs podría formar parte del Gobierno de Donald Trump
Comentarios