El jefe financiero y el emporio de Trump han sido imputados

Hotel Trump. / Twitter.com @trump
Hotel Trump. / Twitter.com @trump
Fueron ocultados ingresos de la empresa y con ello, se evadieron 900.000 dólares en impuestos, eso es un delito fiscal.
El jefe financiero y el emporio de Trump han sido imputados

Tras haber llevado a cabo las acciones legales pertinentes, un fiscal de Manhattan ha dado a conocer que queda imputado el emporio de Donald Trump por haber defraudado al fisco de Estados Unidos durante un periodo de 15 años, valiéndose para ello, de pruebas mediante las cuales queda demostrado que fueron ocultados ingresos por un monto de 1,7 millones de dólares. Esto constituye un fraude y delito fiscal. La acusación que pesa ahora sobre la empresa de la que ha sido director el expresidente de Estados Unidos, ha sido calificada como una trama “aplastante y audaz”, siendo que pudieron evadir, de manera poco transparente al menos 900.000 dólares en pagos de impuestos.

Allen Weisselberg, quien ha sido el abogado de la empresa, ha sido declarado culpable en el desarrollo de la investigación relacionada con pagos suntuarios que no fueron declarados en su momento. Parte de las acusaciones que ha tenido que afrontar el abogado es producto de haber hecho uso de apartamentos de lujo, de una matrícula en unidades educativas privadas de la que hicieron uso sus nietos, algo que no quedó declarado ante las instancias competentes y el uso también de autos de lujo.

Si bien han denominado estas acciones judiciales como “caza de brujas”, a partir de lo cual Weisselberg ha manifestado que es no culpable de los cargos de los que se le acusaban, siendo que insiste en que parte de la motivación para llevar a cabo estas acciones, es limitar el alcance político de Donald Trump, sin embargo los fiscales han llevado a cabo las investigaciones pertinentes para definir qué tan extendidas estaban, en la Organización Trump, estas prácticas de pagar a sus trabajadores, del modo en como pagaron a Weisselberg.

Por su parte Cyrus Vance, fiscal del distrito de Manhattan, ha hecho saber que este año se retirará de las funciones que ha venido ejerciendo, como funcionario público, sin embargo la fiscal general de Nueva York, Letitia James, continuará al frente de la otra investigación que se ha estado desarrollando. Son dos investigaciones las que se han llevado a cabo en el transcurso de los últimos meses, ambas relacionadas con un presunto fraude fiscal en el que, posiblemente, ha incurrido el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Donald Trump ha manifestado, de manera reiterada, su disposición de volverse a medir en elecciones nacionales para ser presidente de Estados Unidos. Estas acciones podrían afectarlo negativamente, siendo que si bien le pueden significar una disminución importante de sus ingresos en el ámbito económico, también puede aumentar el rechazo hacia las acciones que lleva a cabo, en el desarrollo de sus negocios. @mundiario

El jefe financiero y el emporio de Trump han sido imputados
Comentarios