Jaque a la competitividad de un pequeño país exportador como Costa Rica

El ingreso de capitales especulativos ha venido generando grandes problemas a la gestión del sistema cambiario costarricense.
Jaque a la competitividad de un pequeño país exportador como Costa Rica

¡Dólares!

Costa Rica ha tenido que defender un dólar debilitado gracias al ingreso masivo de capital.  Alex Lillo via Compfight

El ingreso de capitales especulativos ha venido generando grandes problemas a la gestión del sistema cambiario costarricense. Dicha tendencia se ha visto fomentada por el manejo de las tasas de interés pasivas de los últimos 8 meses, que han visto un crecimiento abrupto llegando a cerca de 11 por ciento en el año 2012. Con una inflación de 4.5 por ciento y un mercado de capitales abierto, el ingreso de capital de corto plazo a mantenido la tendencia a la apreciación del colón respecto al dólar, lo que profundiza la entrada de capitales especulativos, producto del diferencial en tasas de interés nacional e internacional.

Muchos han sido los llamados de la Presidenta Chinchilla a la cordura y racionalidad en el actuar de los bancos, principalmente públicos en el caso de Costa Rica. Sin embargo, aún se sienten altas las tasas pasivas y el Banco Central ha tenido que defender un dólar debilitado gracias al ingreso masivo de capital en las ultimas semanas.

Las propuestas no se han hecho esperar, se ha cambiado la metodología de cálculo de las tasas pasivas, buscando aplanar y recuperar el sentido más claro de precio de referencia en el mercado financiero. Se ha persuadido moralmente a los banqueros públicos para evitar los abusos especulativos del 2012 y más recientemente, se ha creado una propuesta de ley que tenderá a gravar con un impuesto a aquellos capitales que intenten aprovecharse de este efecto de corto plazo.

Al igual que se ha hecho en Brasil y Chile, la reducción de la rentabilidad de dichos capitales golondrina, como se les conoce en el sector financiero, es fundamental para evitar la apreciación fuerte de las monedas locales, que no sólo afecta a exportadores y empresarios turísticos, sino que pone en jaque al sector productivo local y al empleo interno. La entrada de importaciones a menor precio relativo, si bien favorece al consumidor local, es una trampa de doble filo, ante las posibilidades de una salida en grupo y como consecuencia una depreciación del colón respecto al dólar.

Vemos con buenos ojos el accionar del Banco Central aunque parece tardía y un tanto a parcial las medidas propuestas. La mejora en la regulación del accionar de los bancos pareciera ser mejor medicina que la imposición de impuestos a los capitales externos. Por lo pronto el grito al cielo de los exportadores e industriales ha puesto en la palestra política el tema y, por supuesto, pone en jaque la competitividad de un pequeño país exportador como Costa Rica.

Jaque a la competitividad de un pequeño país exportador como Costa Rica
Comentarios