Buscar

MUNDIARIO

El IVA en la formación en España: ¿otro fraude o una burbuja pinchada?

Hay empresas que no aplican el IVA del 21%, con lo cual dañan la competencia, además de causar un quebranto a la Hacienda pública, que de ese modo recauda menos.

El IVA en la formación en España: ¿otro fraude o una burbuja pinchada?
IVA y formación, tema de debate.
IVA y formación, tema de debate.

Firma

Rubén Camino Lagunilla

Rubén Camino Lagunilla

Controller financiero, economista y master en Gestión de Pymes. Colaborador de MUNDIARIO.

¿Quién gestiona los cursos de formación? Sin duda, los cursos de formación son noticia diariamente en los medios de comunicación como causa de fraudes multimillonarios en que están inmersos organizadores, tramitadores, alumnos y la propia Administración pública.

Sea como sea, una organización o empresa que quiera progresar requiere de formación permanente, máxime en un entorno empresarial como el que vivimos en el que la tecnología nos atropella con novedades que hacen que en un año, tu móvil, tu televisor, tu ordenador, tu forma de hacer marketing, tu forma de gestionar las finanzas o los recursos humanos,  queden obsoletos, al igual que puede quedar sin sentido tu puesto de trabajo y te echen a la cola del paro.

Para “asegurar” la formación de los trabajadores, el Estado recauda mensualmente, vía cotizaciones a la Seguridad Social, unas cantidades que son destinadas a formación. El Gobierno, a través de la Fundación Tripartita, gestiona todos estos fondos recaudados y se los revierte a las empresas para formar a sus trabajadores. El importe que una empresa puede disponer para formar a sus trabajadores va en función del número de trabajadores que tiene en plantilla, siendo el mínimo de 420 euros año para una empresa entre 1 y 5 trabajadores, que son la mayoría de empresas que hay en España.

El hecho de haber miles de millones de euros gestionándose, da lugar a que haya y aparezcan empresas de formación privadas, públicas, semiprivadas o semipúblicas, y listillos que idean mecanismos para que les sean adjudicados cursos y/o alumnos fantasmas, fuera del control del Órgano gestor del Estado.

Pero hoy esto no es el asunto. Hoy toca hablar de el IVA en la formación. Por mi profesión, me toca sufrir el desconcierto y descontrol que hay en el tipo de iva aplicado a los cursos de formación en las facturas que las empresas de formación emiten. Es curioso que nadie comente y debata este asunto (al menos, hasta ahora yo no lo he visto) con lo importante que es por las consecuencias que tiene para las arcas del estado, a la vez que la competencia desleal que unas empresas de formación tienen sobre otras

Imagina que una empresa  aplica el IVA y otra no: ¿a quien compras? Pues está pasando, hay empresas de formación que cumplen la ley de IVA, aplicando  el 21% de IVA sobre el precio de un curso, y hay otras empresas que no aplican el IVA del 21% por ese mismo curso,  es decir, estas empresas venden los cursos con un descuento del 21%, lo que es competencia desleal, y, además, Hacienda no recauda ese 21%.

¿Por qué nadie lo dice y por qué se admite? Pues quizás sea por desconocimiento de la Administración  o por lo confusa que está la ley o quizás es que alguien se lo está llevando. ¿Qué dice la Ley de IVA sobre la formación? El artículo 20.9º dice que están exentos de IVA, es decir, no se aplica IVA a la siguiente formación: la educación de la infancia y de la juventud, la guarda y custodia de niños, la enseñanza escolar, universitaria y de posgraduados, la enseñanza de idiomas y la formación y reciclaje profesional, realizadas por entidades de derecho público o entidades privadas autorizadas para el ejercicio de dichas actividades. Este artículo pone dos requisitos a cumplir para que las facturas sean de IVA cero:

1.- Los cursos los impartan entidades privadas autorizadas. Serán autorizadas cuando sus actividades sean única o principalmente enseñanzas incluidas en algún plan de estudios confeccionado por la legislación de la Comunidad Autonómica o por la del Estado

2.- La enseñanza debe ser reglada, es decir, las materias de enseñanza tienen que estar incluidas en alguno de los planes de estudios de cualquiera de los niveles o grados del sistema educativo español. La competencia para establecer si la enseñanza es reglada  es del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, o de la Comunidad Autónoma.

Por otra parte, hay que recordar que enseñanza es la transmisión de conocimiento y competencias entre profesor y estudiantes, acompañada, además, de otros elementos que ayuden a esa transmisión. Por lo que entendemos que los cursos online , e-learning o a distancia deben tener un profesor titular para que la materia impartida acceda al título de enseñanza. La recaudación de Hacienda es mucho menor.

El gran problema
Tal vez el gran problema es la inseguridad jurídica al no ser posible conocer fácilmente si un determinado curso está o no incluido en un Plan de Estudios. Al no saberse, las empresas de formación no añaden el IVA con el fin de ser más competitivas, a la vez que las personas físicas que reciben formación, o las empresas destinatarias exentas de IVA por su actividad, como las incluidas en módulos de IRPF no pierdan el IVA al pagarlo. Esto hace que las arcas del Estado dejen de ingresar una buena cantidad de millones de euros. ¿Sabe cómo poder averiguar si una materia está incluida o no en un Plan de Estudios? Sí, mediante la inseguridad jurídica.