Buscar

MUNDIARIO

Italia suspende el pago de impuestos para aliviar el impacto económico del coronavirus

El Gobierno de Giuseppe Conte tiene previsto aprobar en los próximos días otro decreto más amplio para apoyar las exportaciones y el turismo.
Italia suspende el pago de impuestos para aliviar el impacto económico del coronavirus
El primer ministro de Italia, Giuseppe Conte.
El primer ministro de Italia, Giuseppe Conte.

Una de las economías más afectadas en el mundo por el impacto del nuevo coronavirus, además de China, es la italiana. La recesión no da tregua y ya toca la puerta de uno de los pesos pesados de la Unión Europea, aunado al hecho de que se espera una posible y temible expansión en ese país, donde ya suman 21 muertos y 821 contagios por el brote. Por ese ambiente de temor extendido a lo largo de toda la nación y no solo en las regiones del Norte, por donde entró el virus allí, el Gobierno italiano ha decidido este viernes suspender el pago de impuestos como parte de un paquete de medidas aprobadas por el Ejecutivo de Giuseppe Conte.

Se trata de un conjunto de medidas económicas, presupuestarias y fiscales de shock para un país que no está acostumbrado a crisis sanitarias y mucho menos a una recesión latente que, en tan solo unos días, ya amenaza con arropar la estable economía italiana. 

Con ese paquete de medidas urgentes, el Gobierno busca apoyar a los ciudadanos, las fábricas y los sectores más perjudicados por la difusión del Covid-19 en el país transalpino, lo que abre la puerta a una posible política de estímulo fiscal para reactivar la actividad industrial y laboral en una población donde el temor y la zozobra por la agresividad del virus no hace sino crecer. 

En un consejo de ministros programado para este viernes, el Ejecutivo italiano dio luz verde a un conjunto de ayudas económicas dirigidas a las empresas y la población de los once municipios de la considerada zona roja, situada en Lombardía y Véneto, dos regiones del norte de Italia que equivalen a un tercio del PIB, y que además, concentran la zonas de mayor actividad empresarial y comercial por sus atractivos destinos para la inversión nacional y extranjera, así como para la expansión profesional de los expertos nacionales en distintas áreas del conocimiento formados por las universidades italianas.  

El borrador del decreto en discusión incluye la suspensión del pago de impuestos como la luz, el agua y el gas durante seis meses para comerciantes y negocios del área afectada, así como la congelación durante un año de los préstamos concedidos a las compañías del territorio por la agencia nacional para el desarrollo empresarial dependiente del Ministerio de la Economía.

Este giro radical en la política económica del gobierno de Conte podría causar un agujero fiscal en las cuentas del Estado italiano, pero el programa de estímulos socioeconómicos que prevé aplicar Roma avizora un posible margen de acción más amplio para la nación, que ahora deberá retomar su senda de crecimiento desde unos escalones más bajos por la contracción del mercado laboral, el sector comercial y la movilidad urbana en detrimento de la dinámica empresarial en los principales centros financieros del país. 

"El Ejecutivo estudia el aplazamiento o la suspensión de los préstamos hipotecarios y la inyección de unos 750 millones de euros en el Fondo de Garantía para pequeñas y medianas empresas", según informó hoy el ministro de Desarrollo Económico, Stefano Patuanelli.

La aplicación de esta política estatista ocurre en un contexto de desaceleración económica marcado por el desplome de los mercados bursátiles europeos, en los que el índice accionario italiano FTSE MIB es uno de los más afectados junto al Ibex español y el DAX alemán.

Después de este primera intervención urgente, que busca reducir los efectos económicos de la difusión del virus en la población afectada, el Gobierno italiano tiene previsto aprobar en los próximos días otro decreto más amplio para apoyar las exportaciones y el turismo, que podría basarse en una exoneración de impuestos a las exportaciones y de aranceles a las importaciones de mercancías para el abastecimiento del sector turístico en cuanto a asuntos de construcción, infraestructura o inversiones hoteleras. @mundiario