Intranquilidad en la pesca gallega por la instalación de parques eólicos marinos

Sol y molino eólico. / Pixabay
Sol y molino eólico. / Pixabay
La actividad eólica podría perjudicar a la actividad pesquera porque esta se desarrolla en lugares en los que debe compatibilizar su trabajo con el de los "molinos".
Intranquilidad en la pesca gallega por la instalación de parques eólicos marinos

Resucita en Galicia el temor a que la instalación en la costa de parques eólicos marinos de generación eléctrica se conviertan en enemigos de la sostenibilidad de la pesca. La actividad eólica podría perjudicar a la actividad pesquera porque esta se desarrolla en lugares en los que debe compatibilizar su trabajo con el de los "molinos".

La Xunta de Galicia quiere diálogo antes de decidir 

El gobierno gallego busca un consenso con la pesca, la industria energética y el medio ambiente después de que el Partido Popular de Galicia -con mayoría absoluta en la Cámara gallega- haya decidido presentar una proposición no de ley en la que insta a la Xunta a constituir un observatorio que estudie el desarrollo de la energía eólica marina que el propio Parlamento autonómico había rechazado por unanimidad  hace 12 años.

La instalación de parques eólicos marinos en la costa de esta Comunidad Autónoma no ha sido nunca bien recibida por los pescadores. Ya en tiempos de Fraga Iribarne como presidente de la Xunta, uno de sus más apreciados diputados, José Manuel Vila, a la sazón secretario de la cofradía de pescadores de Malpica, manifestaba su más decidido rechazo a los conocidos como "muiños de vento no mar", lo que valió al malpicán serios enfrentamientos con sus compañeros de partido e incluso con el presidente de este y el entonces conselleiro de Pesca, Enrique López Veiga. Ahora, la Xunta pretende analizar a fondo el impacto que la implantación de dichos parques eólicos puede ocasionar en el ámbito marítimo-pesquero de la zona litoral del territorio gallego.

Antes de llevar a cabo tal planteamiento, la Xunta barajará  todos los estudios ambientales en su poder o aquellos otros de tipo socioeconómico específicos y de diálogo con entidades vinculadas a esa actividad, para sentar las bases de su desarrollo desde un entendimiento mayoritario favorable.

Las estrategias comunitarias, a favor 

La estrategia de Crecimiento Azul avalada por la UE, al igual que el Pacto Verde, alinean la pretensión de los "populares" gallegos y facilitan un movimiento de lobby de las empresas eólicas que, en ocasiones ahora mismo mayoritarias, las alejan de los planes de desarrollo del sector de la pesca.

El viento en alta mar contribuye grandemente a la producción energética en él basada, pero puede colisionar con los intereses de las empresas pesqueras máxime cuando las previsiones de producción sitúan en el año 2030 a la  eólica   marina por encima de la de procedencia terrestre y constituirse en el medio que suministrará el 14% de la demanda de electricidad de la Unión europea.

La propuesta para Galicia hace que se tenga en cuenta, necesariamente, la dimensión de las actividades marítimo-pesqueras y que la de los parques eólicos sea compatible con las relacionadas con la pesca.

Iberdrola, empresa líder en España en la producción eólica, estudia destinar una inversión multimillonaria para crear en Galicia un parque de 300 megavatios que generaría 2.800 empleos, pero sin evaluar los que pudiera perder la pesca.

Cofradías de pescadores y patronal de la pesca, a la expectativa 

Basilio Otero, presidente de la Federación Nacional de Cofradías de Pescadores dice que su organización "es sostenible y queremos que el mundo sea sostenible. Siempre y cuando la instalación de los generadores de energía eólica marina no estorben a la pesca, no tenemos por qué oponernos a ella. Pero si afecta al sector pesquero, estaré totalmente en su contra. Ese tipo de energía es un nuevo actor en un escenario que compartiríamos. Como el presidente de la Xunta dijo en su día, no se oponía a la energía eólica, siempre y cuando no perjudique al sector pesquero". 

En opinión personal del secretario general de la patronal CEPESCA, Javier Garat, "se debe hacer unas buena gestión espacial donde competimos por obtener recursos naturales -pesca, energía eólica, etc. Hay que proteger y defender el sector pesquero, que vive de todo ello desde hace muchos años. No se puede ir en su perjuicio. Por tanto, es necesario que consulten al sector de la pesca, para que no ocurra como en el Mar del Norte".
La internacional Europêche ha sido siempre muy crítica con proyectos de esta magnitud, convencida de que la actividad eólica marina perjudica a la pesca por cuanto esta se desarrolla en las mismas zonas que permiten la existencia de la actividad pesquera.

Unos y otros muy atentos a la posible afectación de un sector, el pesquero, fundamental en y para Galicia. @mundiario

Intranquilidad en la pesca gallega por la instalación de parques eólicos marinos
Comentarios