La industria española del automóvil pisó el acelerador en el mes de febrero

Foto referencial de los trabajadores de Seat en Martorell. / Oficial Seat
El éxito comercial obliga a aumentar la producción del nuevo León/seat.es

La fabricación de vehículos aumentó un 9% durante el segundo mes, con lo que compensa el descenso de enero y suma un crecimiento positivo. El año 2014 podría ser positivo.

La industria española del automóvil pisó el acelerador en el mes de febrero

El mes de enero cerró con un jarro de agua fría en el sector de la fabricación de vehículos. Y es que frente al optimismo de haber superado las previsiones de 2013, la mejora de las exportaciones y la ampliación del plan Pive, el mes cerró con un descenso de producción de un 2,3%. La patronal ANFAC justificaba el descenso debido a paradas programadas de varias factorías, y a reajustes de producción para la salida de nuevos modelos, como Ford en Almusafes, que se detuvo dos semanas.

Por fortuna febrero parece haber traído las aguas a su cauce, con un incremento de un 9% que consigue compensar el descenso de enero, y marcar un incremento de un 3,8% en los dos primeros meses del año (398.000 unidades). Así en febrero se han fabricado 223.000 vehículos en las plantas españolas, de los que destacan los 51.000 vehículos industriales, que suponen un aumento del 44%. En este apartado cabe destacar los incrementos de furgones e industriales ligeros con un 99 y un 105% respectivamente. El sector de automóviles no acaba de despegar, con un descenso interanual acumulado en los dos primeros meses de un 1,4%, lo que deja la producción en poco menos de 300.000 unidades.

Exportación

Pese a unos números que pueden parecer decepcionantes, la demanda exterior sigue creciendo a paso firme y acumula ya 333.000 unidades con un aumento cercano al 2%. En el lado opuesto de la balanza se encuentra el consumo interno, que únicamente es capaz de absorber un 16,4% de la producción nacional.

Las previsiones para 2014 son bastante optimistas, y es que se confía en que el mercado interno responda de forma positiva a los planes de estímulo PIVE y Pima aire y consiga aumentar el porcentaje de consumo interno. Por su parte los fabricantes afrontan el 2014 con unas previsiones al alza, e incluso alguno llega a juntar dos palabras a las que les cuesta convivir juntas en España, creación de empleo.

Creación de empleo

Y es que parece que el sector en España abandona las tinieblas, para enfrentarse a un futuro en el que parece salir el sol. Las previsiones apuntan a un cambio de ciclo y a la recuperación de empleo, sobre todo debido a la implantación de modelos nuevos en casi todas las factorías durante los próximos dos años.

Así, Seat  ha puesto en marcha un tercer turno en la línea del León con 450 empleos. Por su parte en Almusafes esperan que el nuevo Mondeo de un empujón a la producción y la creación de entre 500 y 1.000 empleos, a la espera de el S-Max en 2.015. En Renault, anuncian la posibilidad de crear 250 empleos, gracias a la gran acogida del modelo Captur. Mientras que en Nissan las espadas están en todo lo alto con la llegada del nuevo modelo compacto, que se guarda con celo, y que se fabricará en Barcelona. Para Opel en Figueruelas, es un año de preparación, a la espera del nuevo Corsa que saldrá a final de año, y que vendrá acompañado de un nuevo monovolumen para sustituir al Zafira. De Mercedes, ya hemos visto el anuncio de la fabricación de la Clase V en Vitoria, y la llegada de la nueva Vito en Octubre. Mientras que Citroen, estrena el C-4 Cactus en Villaverde, y mantiene las cifras de producción en Vigo.

Es evidente que todo dependerá de la aceptación que tengan los nuevos modelos en el mercado, y quizás es el momento de que empecemos a pensar a tirar un poco para casa. Y es que a veces resulta curioso, que desconfiemos del "made in Spain", para adquir modelos fabricados en países cuando menos exóticos.

La industria española del automóvil pisó el acelerador en el mes de febrero
Comentarios