Inditex, más generosa con sus ejecutivos que con sus trabajadores, que salieron a protestar

Sede de Inditex en Arteixo (A Coruña) tras la ampliación. / Mundiario
Sede de Inditex en Arteixo (A Coruña) tras la ampliación. / Mundiario
Su cúpula cobra casi 15 millones en incentivos sobre acciones por los beneficios récord. Óscar García Maceiras, su consejero-delegado, figura a la cabeza. Torretta, el marido de Marta Ortega, también ha sido agraciado.
Inditex, más generosa con sus ejecutivos que con sus trabajadores, que salieron a protestar

La multinacional Inditex, conocida por su marca insignia Zara, ha generado titulares una vez más, pero esta vez no solo por sus récords en resultados financieros y en el mercado de valores, sino por la cuantiosa suma que ha destinado a los incentivos de su cúpula directiva. La compañía fundada por Amancio Ortega ha distribuido casi 15 millones de euros entre 14 de sus altos ejecutivos como parte del primer ciclo de su plan de incentivos a largo plazo, según ha informado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El máximo beneficiario de este plan ha sido Óscar García Maceiras, consejero delegado de Inditex, quien ha recibido un total de 36,810 acciones valoradas en 1,71 millones de euros al precio unitario de 46,49 euros por acción. Este movimiento se produce en un momento en que las acciones de la compañía alcanzaron nuevos máximos históricos.

Tras García Maceiras, otros nueve ejecutivos también se han beneficiado significativamente de este plan. Entre ellos se encuentran nombres como Begoña López-Cano Ibarreche, con una larga trayectoria en la dirección general de Personas, y Óscar Pérez Marcote, hermano de Flora Pérez Marcote –la mujer de Amancio Ortega–, quien lidera Zara desde 2011. Carlos Torretta, marido de Marta Ortega –ahora presidenta de Inditex–, incorporado a la sección de ecommerce de Inditex desde 2019 ya entró en la lista de agraciados.

Estas gratificaciones contrastan con las preocupaciones sobre los salarios de los trabajadores de Inditex. Muchos de ellos han expresado su descontento y han realizado protestas por sus condiciones laborales, lo que resalta la brecha entre los beneficios de la alta dirección y las remuneraciones de base.

El plan de incentivos se ha financiado utilizando la autocartera de la compañía, que al cierre del ejercicio fiscal 2023 contaba con 3,582 millones de acciones propias, representativas de un 0,115% del total de capital. Aunque la entrega de acciones a los ejecutivos ha reducido ligeramente esta autocartera, sigue siendo suficiente para respaldar futuros planes de incentivos.

La distribución de estos incentivos resalta la estrategia de Inditex para retener y motivar a su equipo directivo en un momento en que la competencia en el sector minorista es feroz y la innovación tecnológica está transformando rápidamente el panorama del comercio. Sin embargo, también plantea preguntas sobre la equidad salarial dentro de la empresa y la distribución de la riqueza entre la alta dirección y los trabajadores de base. @mundiario

Comentarios