Ante la incertidumbre económica, cada vez más españoles buscan instrumentos de ahorro que protejan sus ingresos

Ahorro. / Mundiario
Ahorro. / Mundiario
Las personas que se encuentran en condiciones de conservar parte de sus ingresos desean conocer qué tipo de instrumentos les brindan la mayor seguridad y rentabilidad para su dinero.
Ante la incertidumbre económica, cada vez más españoles buscan instrumentos de ahorro que protejan sus ingresos

La crisis económica producida por la emergencia COVID parece estar quedando lentamente atrás. Las nuevas previsiones económicas que pronostican un crecimiento alto del PIB de España en los próximos tres años parecen haber tapado con su optimismo la situación de miles de familias en dificultad. Pero incluso quienes no han sido tan seriamente afectados por la situación económica, logrando conservar su empleo o recuperándolo rápidamente, sienten que el escenario es mucho menos claro de lo que se informa en las publicaciones especializadas.

Es por este motivo que crecen las consultas acerca de distintas modalidades de ahorro. Las personas que se encuentran en condiciones de conservar parte de sus ingresos desean conocer qué tipo de instrumentos les brindan la mayor seguridad y rentabilidad para su dinero. En particular, las cuentas bancarias son una alternativa ampliamente conocida por el consumidor, por lo que no requieren contar con conocimientos financieros específicos. Sin embargo, es esencial considerar los diferentes elementos en juego antes de abrir una cuenta para ahorro en una nueva entidad.

Una cobertura frente a nuevos contextos de crisis

Si hay algo que esta pandemia ha dejado como enseñanza es que es imposible estar preparado para todos los escenarios posibles. Sin embargo, cuando se toman medidas preventivas, el impacto puede ser notablemente menor.

En lo que respecta a la economía familiar, el razonamiento es exactamente el mismo. No se puede prever cuándo llegará la próxima recesión económica, pero si se cuenta con ahorros para afrontar el periodo más duro de la crisis, los efectos sobre las finanzas personales serán significativamente más leves en el largo plazo. Contar con una buena cantidad de ahorros evita tener que recurrir a fuentes de financiación externa, como los préstamos personales.

Cuentas bancarias sin comisiones: un instrumento accesible para todos los bolsillos

Cuando se trata de elegir una cuenta bancaria en la que depositar nuestros ahorros, el principal factor para tener en cuenta son las comisiones que cobran las diferentes entidades. Estas comisiones pueden representar tanto un pago por el mantenimiento del producto como costes adicionales vinculados a los tipos de operaciones que se pueden realizar.

La importancia de solicitar cuentas bancarias sin comisiones es clara. Si solo podemos ahorrar algunos euros al mes, perder parte de este monto por cumplir con las obligaciones que nos impone el banco es algo inadmisible. Los comparadores online permiten visualizar fácilmente los pros y contras de las distintas ofertas que están disponibles en el mercado. De acuerdo con nuestro perfil de ahorrador, algunos beneficios extra como los bonos y descuentos por domiciliación de la nómina pueden ser un aspecto interesante adicional, más allá de las comisiones.

¿Cuáles son los tipos de cuentas bancarias sin comisiones más populares?

El tipo más simple entre las cuentas bancarias sin comisiones son las cuentas corrientes. Se trata de productos que permiten depositar dinero, hacer pagos, transferencias y compras online. También es posible asociarles tarjetas de crédito, en algunos casos por un coste adicional. Suelen tener requisitos mínimos para su apertura y el proceso puede hacerse completamente online.

Las cuentas nómina, en cambio, toman su nombre porque se debe asociar a ellas una fuente de ingresos para poder solicitarlas. Como contrapartida, los clientes que eligen depositar su salario o pensión en este tipo de productos reciben ciertas promociones, como descuentos en compras, pagos de servicios y mayores tasas de interés.

Por último, las cuentas de ahorro sin comisiones son instrumentos especialmente diseñados para obtener la máxima rentabilidad posible con nuestro dinero. Por este motivo, operan de forma mucho más limitada que una cuenta corriente tradicional.

Pese a lo anteriormente dicho, las cuentas bancarias sin comisiones pueden contar con algunas desventajas que se deben considerar antes de contratar un producto. Por lo general, muchas de estas cuentas demandan un tiempo de permanencia que vincula a los clientes con la entidad y durante el cual no es posible cambiar de banco. En otros casos, existe la obligación de asociar una nómina a la cuenta. Si bien esto puede traer  diversos beneficios adicionales, suele exigirse una cantidad mínima de nómina para poder aprovechar estas ofertas.

Ante la incertidumbre económica, cada vez más españoles buscan instrumentos de ahorro que protejan sus ingresos
Comentarios