La igualdad de género impulsa el rendimiento empresarial, según el mayor fondo del mundo

Trabajadores en una empresa. / Pixabay
Trabajadores en una empresa. / Pixabay

Un estudio realizado por BlackRock, la mayor gestora de fondos del mundo, ha revelado que las empresas con una composición equitativa de género en sus plantillas obtienen mejores resultados financieros.

La igualdad de género impulsa el rendimiento empresarial, según el mayor fondo del mundo

La diversidad en las plantillas de las empresas no solo es un principio ético, sino que también se ha demostrado que es beneficioso desde un punto de vista financiero, según un estudio llevado a cabo por BlackRock, la principal gestora de fondos a nivel global. El análisis, que se difundió este jueves, se basa en datos recopilados de 1.250 grandes empresas, lo que lo convierte en uno de los estudios más exhaustivos sobre este tema hasta la fecha.

El informe Mejorar el rendimiento financiero invirtiendo en las mujeres, revela que las empresas con una composición de género equilibrada en sus plantillas obtienen un rendimiento sobre los activos (RoA, relación entre el beneficio obtenido y los activos de una empresa) anual un 1,6% superior en comparación con aquellas que tienen una representación menos diversa. Estos resultados se basan en un período de estudio que abarca desde 2013 hasta 2022.

Una de las conclusiones más destacadas es que a medida que aumenta la equidad de género en la fuerza laboral de una empresa, mejora su rendimiento financiero. Esto implica que tanto las compañías con una representación mayoritaria de mujeres como aquellas dominadas por hombres obtienen resultados inferiores en comparación con las que logran un equilibrio en sus plantillas. Además, se destaca que, en términos de rentabilidad, las empresas con preeminencia de mujeres superan ligeramente a aquellas en las que predominan los hombres.

El estudio también revela que estas ganancias son más notables en Europa (2,1%) y América del Norte (1,5%) que en los mercados asiáticos, particularmente en Japón (0,2%). Esto sugiere que la diversidad de género tiene un impacto positivo en los resultados financieros, pero su efecto varía según la región.

Equidad de género en todos los niveles

El informe de BlackRock pone de manifiesto la falta de representación de las mujeres en cargos ejecutivos. Solo el 18% de los puestos ejecutivos en 2021 estaban ocupados por mujeres, y esta cifra disminuye aún más al analizar los puestos de director ejecutivo, donde solo el 6% eran ocupados por féminas en 2022. Esta subrepresentación se observa en todos los sectores.

El estudio también resalta que las mujeres tienden a estar más presentes en roles de nivel inferior y menos especializados, como trabajos administrativos. Las empresas con una mayor participación de mujeres en mandos intermedios demuestran un mejor desempeño financiero en comparación con aquellas con una representación más desequilibrada.

Además, se encontró una correlación negativa entre la desalineación en la representación de las mujeres en diferentes niveles de la empresa y el rendimiento sobre los activos futuro, lo que subraya la importancia de la equidad de género en todos los niveles organizativos.

Por último, el estudio muestra que ascender a más mujeres a cargos de liderazgo también contribuye a reducir la rotación de personal. Mejorar la representación de las mujeres en puestos ejecutivos en un 5% se asocia con una disminución del 3,6% en las tasas de rotación al año siguiente y del 4,6% dos años después. En promedio, las empresas dirigidas por mujeres superan en un punto porcentual a las dirigidas por hombres en métricas financieras en la última década.

En cuanto a la distribución de género por sectores, el estudio destaca que las mujeres tienen una alta representación en la salud (52%) y el sector financiero (49%), pero una presencia limitada en las áreas tecnológicas, industriales y de construcción. Además, se señala que, aunque la mayoría de los países han logrado que las mujeres representen al menos el 40% de la fuerza laboral, existen disparidades significativas según las regiones y los países. Regiones como el norte de África, Oriente Próximo y la India muestran una participación femenina más baja en el mercado laboral. @mundiario

Comentarios