Buscar

MUNDIARIO

La Iglesia aumenta su recaudación de impuestos a más de 280 millones

Uno de cada tres contribuyentes que aporta una media de 35 euros por persona a la organización administrativa y logística de la institución católica española. 
La Iglesia aumenta su recaudación de impuestos a más de 280 millones
Luis Argüello, secretario general de la Conferencia Episcopal Española.
Luis Argüello, secretario general de la Conferencia Episcopal Española.

Firma

Ricardo Serrano

Ricardo Serrano

El autor, RICARDO SERRANO, colaborador de MUNDIARIO, es un periodista especializado en política y economía con experiencia en diversos periódicos de Venezuela y un portal web de Argentina.

La participación económica y fiscal en España de un sector que era usualmente visto al margen de la dinámica del lucro financiero cotidiano, es más grande de lo que se subestimaba y, de hecho, es una realidad numéricamente comprobable. La Iglesia ha aumentado su capacidad de recaudación fiscal, puesto que el número de declaraciones de renta y tributos a favor del sector eclesiástico español en la última campaña de la Renta aumentó hasta los 8,5 millones de contribuyentes con un incremento de 6,19% en la captación de impuestos con respecto al ejercicio fiscal anterior, lo cual se traduce en pico máximo histórico de 284,4 millones de euros percibidos hasta la fecha.

De esta forma, queda en evidencia la creciente tendencia de la jerarquía católica a sostener y optimizar su estructura humana, física y logística a partir de la vía financiera que más dinero mueve: la tributaria.

Según el reporte del Gobierno, en concreto, registraron 7,2 millones de declaraciones a favor de la Iglesia, una cantidad que aumenta hasta los 8,5 millones si se tienen en cuenta las declaraciones conjuntas. Esto supone que el 32,3% de los contribuyentes marcaron su casilla en la declaración del IRPF. Además, implica un palpable contexto social en el que los españoles traducen su devoción religiosa en esfuerzos y sacrificios personales a través de la donación de tributos a la Iglesia como muestra social de afecto a los valores éticos, morales y doctrinarios que profesan.

Es la cifra más alta desde el comienzo del actual sistema de asignación tributaria en 2007 y supone que 1 de cada 3 contribuyentes que aporta una media de 35 euros por persona con los que la Iglesia "puede hacer muchas cosas", tal y como ha informado el vicesecretario de Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal, Fernando Giménez-Barriocanal, en rueda de prensa.

Se trata de un auge financiero sin precedentes en el sector de la vida nacional que más masas mueve, dada la marcada idiosincrasia, cultura y estatus quo social intrínseco tan arraigado en el modo de vida de la sociedad española.

El secretario general de la Conferencia Episcopal Española, Luis Argüello, ha mostrado su agradecimiento por estos datos y ha subrayado que es "un singular ejercicio de democracia fiscal", esto en un país que ahora afronta una nueva realidad política signada por el ejercicio gubernamental de una coalición de izquierdas que busca aumentar la capacidad de autofinanciamiento del Estado a partir de una política tributaria expansiva, es decir, de un aumento generalizado de impuestos en todos los rubros, así como mediante la creación de nuevas figuras impositivas por parte de la administración de Pedro Sánchez (PSOE) y Pablo Iglesias (Podemos). @mundiario