La idea de Rajoy de incentivar con el IRPF a los mayores de 65 años es una ocurrencia

Reunión de jubilados.
Reunión de jubilados.

La situación ya existe para trabajadores públicos que pueden permanecer hasta los 70 años, pero cotizando y pagando el IRPF, según explica este catedrático de Hacienda.

La idea de Rajoy de incentivar con el IRPF a los mayores de 65 años es una ocurrencia

El sistema público de pensiones descansa en el ahorro forzoso generado por los trabajadores (cotizaciones), para garantizar después el derecho a recibir la prestación correspondiente. Por eso el sistema exige equilibrio financiero riguroso entre ingresos y gastos anuales, así como ajustar la pensión individual a la cuantía de las cotizaciones aportadas durante la vida laboral activa. Estas condiciones introducen disciplina, rigor y los ajustes necesarios para garantizar la solvencia del sistema de reparto o sistema público de pensiones.

Las variables relevantes son de naturaleza política (porcentajes de cotización, salario mínimo interprofesional, año de jubilación, incentivos al crecimiento y al  empleo, etc.), económica (cantidad y calidad del empleo, salario medio, modelo productivo, etc.) y demográficas (índice de natalidad, saldo migratorio, esperanza de vida después de los 65 años, etc.). En todo caso, las decisiones políticas son las que marcan y determinan finalmente el éxito o las dificultades del  sistema. 

En efecto, la viabilidad del sistema de pensiones en España no es posible con políticas públicas que generen desempleo, emigración, precariedad, pobreza, fraude tributario o una deuda pública infinita que nunca se audita. Porque eso afecta a las pensiones, pero también a todo el Estado Social (sanidad, educación, prestaciones por desempleo, dependencia, etc.). O sea, saltan las alarmas, pero seguimos caminamos sin complejos hacia el abismo.

Y en este contexto, la ocurrencia del Presidente Rajoy de incentivar con el IRPF a los mayores de 65 años para que sigan trabajando, no tiene desperdicio. Porque la situación ya existe para trabajadores públicos que pueden permanecer hasta los 70 años, pero cotizando y pagando el IRPF. Y porque en el Pacto de Toledo existen también acuerdos implícitos para no tocar las pensiones en los períodos electorales. Incentivar la permanencia con el IRPF, genera discriminación y privilegio, ya sea por la naturaleza del trabajo (mineros, marineros, o trabajadores de la construcción, frente a notarios, catedráticos o registradores de la propiedad), o bien por la cuantía de las retribuciones recibidas (abogados, médicos o técnicos del IBEX-35). En fin, adoptar decisiones sin estudio previo de las consecuencias económicas y políticas que incorporan al sistema, es siempre una irresponsabilidad.       

En esta legislatura el Presidente Rajoy mintió a los ciudadanos porque no cumplió lo prometido. En otros países europeos, este comportamiento político tendría un duro castigo a través del voto. Y sabemos también que nuestros principios y valores democráticos son de calidad inferior. Por la ausencia de educación y por sufrir una historia convulsa y lamentable. Y si a todo ello le añadimos la doble explotación (laboral y fiscal) que soporta hoy la mayoría de la población, quizás podamos entender mejor por qué nuestros gobiernos son propensos a la ocurrencia y a la melancolía.

La idea de Rajoy de incentivar con el IRPF a los mayores de 65 años es una ocurrencia
Comentarios