Buscar

MUNDIARIO

Los huracanes detuvieron el crecimiento laboral de EE UU en septiembre

Los datos apuntan a que Estados Unidos está ahora mismo en una condición que puede calificarse como pleno de empleo.

Los huracanes detuvieron el crecimiento laboral de EE UU en septiembre
Sede de la Reserva Federal.
Sede de la Reserva Federal.

El mercado laboral de Estados Unidos sufrió una contracción en septiembre a raíz de los 33.000 plazas eliminadas durante dicho mes. El dato es peor de lo que los analistas esperaban y es también el primero en rojo desde 2010. Las consecuencias de los huracanas Harvey e Irma hacían esperar un resultado negativo, pero no al punto de llegar a la cifra explicada. Mientras, el paro bajo dos décimas, al 4,2%, su nivel más bajo desde 2001.

Para encontrar la última reducción de los niveles de empleo de Estados Unidos hay que ver los datos de 2010. Dicho dato es el gran indicado que ayuda a comprender las consecuencias que los fenónemos meteorológicos han tenido en el tercer trimestre en el gigante del norte. La Reserva Federal, no obstante, apunta que las consecuencias serán temporales y avisa también que la actividad económica reportará en la fase de reconstrucción. Esto se puede ver ya en el sector automovilístico, que reportó una subida del 11% en septiembre igualmente.

El ritmo de contratación reportado en este informe queda muy lejos de los 90.000 empleados que se profetizaron en Wall Street. El aumento medio antes de los huracanes llegó a 172.000 empleados mensuales, que ya era de por sí el peor del último lustro. La Fed, como sea, se da por satisfecha con la cifra que llega casi a 100.000 contratos, lo cual basta para absorber el incremento de la población.

Ese dato se queda corto y tendrá que esperar a la entrega de más datos. De paso, se revisó notablemente a la baja la última lectura, la del segundo trimestre (hecha en julio), que queda en 138.000 nuevos empleados, en relación a los 189.000 empleos anunciados. Para agosto se alza de momento a 156.000 nuevos ocupados. Respecto a las remuneraciones, las mismas subieron un 2,9% respecto a la base anual, lo que podría contribuir a aportar inflación, explica El País.

En la zona que fue debastada por los dos huracanes hay hasta 11 millones de personas que son parte activa del mercado laboral. Muchos negocios se vieron obligados a cerrar a causa de las inundaciones, apagones o incluso porque sus empleados debían quedarse en casa arreglando sus desastres particulares. La mayor pérdida se reportó en la restauración, que dejó a 105.000 en la calle. De igual forma hubo dificultad para contactar con los empleadores a fin de hacer una encuesta de población activa.

El dato de empleo es uno de los indicadores que más de cerca se siguen a fin de preveer los movimientos de la Reserva Federal. El banco central tendrá su cónclave este mes pero no se anticipa que suba los tipos de interés sino hasta diciembre, como muy pronto, y con más razón si se considera la pérdida de empleo en septiembre. Si al final avanzan, será nada menos que el tercer aumento que se decida este mismo año. A la vez, se desprende de los activos de deuda que coleccionó durante la crisis, explica nuevamente El País.

A todo esto, los índices de paro llegan ya a 25 meses por debajo del 5% y se encuentra a un nivel en que se puede calificar de pleno empleo. Eso sí, Donald Trump todavía va por detrás de Barack Obama en cuanto al ritmo de contratación. La distancia no es mucha, vale decirlo, pues entre enero y julio de este primer año de la administración del republicano se han contratado a 1.2 millones de empleados nuevos, mientras que en el equivalente en la era Obama la cifra fue de 1.4 millones.