Buscar

MUNDIARIO

Las hipotecas a tipo de interés fijo ganan cuota de mercado

La batalla que han iniciado las entidades financieras para ofertar sus hipotecas ha hecho subir la contratación de las que se ofrecen a tipo de interés fijo.

Las hipotecas a tipo de interés fijo ganan cuota de mercado
Números sobre la hipoteca. / Mundiario
Números sobre la hipoteca. / Mundiario

Redacción

Análisis de @mundiario

El mercado inmobiliario está cambiando por completo y esto tiene su reflejo en los préstamos hipotecarios. Si hasta ahora teníamos que relacionar la hipoteca con la evolución del Euribor, en la actualidad, y de la mano de la recuperación de los préstamos hipotecarios, las nuevas fórmulas de financiación está propiciando condiciones mucho más atractivas a la hora de adquirir nuestra vivienda, entre las que destaca la posibilidad de firmar una hipoteca a tipo fijo.

Se trata del último capítulo de la lucha encarnizada entre las entidades financieras por hacerse con el cliente aun a riesgo de tener que asumir pérdidas más adelante en función de los tipos de interés futuros. Una atractiva posibilidad para los ciudadanos que se da bajo el paraguas del Banco Central Europeo, que sigue manteniendo el precio del dinero en el mínimo histórico del 0,05% y que provoca que las entidades financieras puedan canalizar toda esa liquidez hacia las familias en forma de préstamos mucho más baratos y en muy buenas condiciones.

Lejos quedan los tiempos en que el interés a pagar no bajaba del 4%. En la actualidad, existen incluso préstamos hipotecarios a tipo fijo que bajan del 2%. Lo ideal para ver la oferta disponible y elegir la opción que mejor se adapte es utilizar un comparador actualizado, como el simulador de hipotecas de Busconómico, con el que podrás calcular la cuota resultante en todos los bancos a la vez, introduciendo un importe y un plazo.

¿Por qué elegir una hipoteca a tipo fijo?

A día de hoy, son muchas las personas que muestran escepticismo con respecto a las hipotecas a tipo fijo, algo lógico si pensamos que, en unas circunstancias de bajos tipos de interés, las hipotecas a tipo variable tienen un coste de financiación muy bajo porque el Euribor está en mínimos históricos.

Sin embargo, dado que las hipotecas son un producto financiero a muy largo plazo, hemos de tener en cuenta lo que ocurrirá dentro de 25 años. Si tomamos el nivel medio del Euribor desde su nacimiento en 1.999, cuyo nivel se encuentra en la actualidad en 2,606%, y le sumamos el diferencial más bajo del mercado en la actualidad (en torno al 1%), tendríamos que pagar un 1,606% más a lo largo de todo el periodo de amortización de la hipoteca.

Hay que tener en cuenta que los intereses ya no van a estar más bajos y, a partir de ahora, lo lógico es que, de la mano de la recuperación económica, los bancos centrales comiencen a subir los tipos de interés con el objetivo de frenar la inflación. Tan solo con una subida del Euribor hasta el 1%, las cuotas hipotecarias aumentarían en torno a 50 euros mensuales (entre un 9,3% y un 9,4%) o, dicho de otro modo, más de 600 euros al año. Si asciende al 2%, la subida de cuota alcanzaría el 24% y el sobrecoste anual por amortizar nuestra hipoteca ascendería a unos 1.600 euros.

Aprendiendo a planificar el futuro

Ni el mejor de los expertos financieros puede pronosticar lo que ocurrirá con los tipos de interés en los próximos diez años, pero la evolución histórica del Euribor nos hace pensar que las condiciones de financiación nunca van a ser tan atractivas como lo son ahora. De ser así, lo que paguemos de más en la actualidad por nuestro préstamo a tipo fijo se compensará con creces con lo que pagaremos más adelante en caso de que tener una hipoteca a tipo variable.

Contratar un préstamo a tipo fijo ayudará a planificar nuestro futuro, ya que en todo momento podremos realizar una planificación de ingresos y gastos durante los próximos 20, 30 o 40 años, sin sorpresas ni sobresaltos. En cualquier caso, en todo momento hemos estado hablando del tipo de interés nominal, y es posible que el resto de condiciones en cuanto a comisiones y demás gastos sean mucho más atractivas si contratamos una hipoteca a tipo variable.