Buscar

MUNDIARIO

Cómo han entrado las Big Tech en el mercado de los medios de pago de la banca tradicional

Estos grandes monstruos tecnológico-financieros están variando sus negocios principales, incorporando servicios novedosos que les permiten ser más rentables y autosuficientes en su gestión financiera.

Cómo han entrado las Big Tech en el mercado de los medios de pago de la banca tradicional
Pago por móvil. / Abanca
Pago por móvil. / Abanca

Firma

Francisco J. Martín

Francisco J. Martín

El autor, FRANCISCO J. MARTÍN, colaborador de MUNDIARIO, es licenciado en Ciencias Económicas y máster en Dirección Financiera y Bancaria. Su vida profesional ha estado siempre vinculada al mundo de las entidades financieras. Mantiene el blog Lomejorestaalcaer.wordpress.com y ha colaborado con otros autores en varios libros de relatos: “Calle 13” (2017), “Delicius: recetas y cuentos” (2017) y “Seres extremos” (2018). Ha publicado los libros “La Economía del Futuro” (2018), “Un viaje inolvidable” (2018) y “10 Claves para buscar con éxito en Internet” (2019). @mundiario

Hace años que se viene hablando de la salida al mercado de pagos de las grandes corporaciones tecnológicas (Big Tech), las que, debido a su alta tecnología, su capacidad financiera elevada, y sobre todo, a que cuentan con millones y millones de usuarios a una distancia de un click, tienen una gran capacidad de crecimiento en el mundo de los servicios financieros para sus usuarios/clientes. Veamos algunas pinceladas:

Facebook.- En 2017 Facebook ya podía operar en España como Entidad de Dinero Electrónico, a través de Facebook Messenger, permitiendo el envío de dinero de persona a persona. En 2018 había emprendido un proyecto para crear una moneda digital utilizando la tecnología blockchain que sería la base de las operaciones de pago que realizaran sus clientes. Y ya en 2019 vemos que continúa con la misma idea, y además está en proceso de construir un entorno cifrado y privado donde se integren sus distintas plataformas (Instagram, WhatsApp, Messenger y Oculus) mediante un proyecto, denominado Libra, que no sólo permitirá a los usuarios usar la criptodivisa en Facebook, sino que también permitirá ser usada como método de pago a través de otras páginas de internet al más puro estilo de los pagos de Amazon, incluso pensando en que se pueda comprar desde Instagram.

Google.- A finales de 2018 Google consiguió licencia en Lituania como Entidad de dinero electrónico, y poco después, el Banco de Irlanda le autorizó a trabajar como una Entidad de Servicios de Pago, lo que le permite operar en toda la Unión Europea. Así, Google puede emitir dinero electrónico, gestionar monederos electrónicos, efectuar transacciones de pago, realizar transferencias, gestionar tarjetas, adeudos domiciliados, cambio de divisas, entre otros servicios.

Según algunos expertos es difícil que veamos un Facebook Bank o un Google Bank ya que no quieren soportar el peso regulatorio que tienen los bancos tradicionales, aunque de hecho Google se puede convertir en el banco con más oficinas del planeta a través de sus cuentas de Gmail.

Amazon.- Obtuvo la licencia para operar como Emisor de dinero electrónico en Luxemburgo, y en noviembre de 2018, cerró un acuerdo con la fintech española Fintonic, cuyos usuarios podrán financiar compras de tarjetas regalo en Amazon por hasta 1.000 euros al 0% TAE de interés. Además, le permite ahorrarse las comisiones que tiene que pagar por el “pase de tarjeta”, un negocio que, para Bancos, VISA, PayPal, etc. representa unos 90.000 millones de dólares en su conjunto.

Amazon no parece estar orientada a crear un Banco sino que se centra en dotarse de los servicios financieros más modernos para conseguir principal objetivo: aumentar la relevancia y la facturación dentro de su plataforma. Buenos ejemplos son Amazon Pay para pagos, Amazon Lending para préstamos a PYMEs, Amazon Protect para seguros y Amazon Cash para pagar en efectivo, aunque no todos en todos los países. Además, cuenta con acuerdos con Openbank, Coinc y American Express, y está gestionando con JP Morgan y Capital One para disponer de un servicio de cuenta corriente a ofrecer a sus clientes (compradores y vendedores). También, desde finales de 2018 permite pagar sin tarjeta, y sin disponer de cuenta corriente vinculada a la plataforma, mediante Amazon Recargas en España.

Para tener una idea de la magnitud de esta corporación, debemos conocer que, a principios de 2019, Amazon llegó a una capitalización en Bolsa de algo más de 796.000 millones de dólares, frente a los 783.000 millones de dólares de Microsoft. Mientras que Alphabet (matriz de Google) se valoraba en 745.000 millones de dólares. Como referencia comparativa, tengan en cuenta la suma del valor de capitalización de todas las empresas del IBEX-35 a fecha 12 de mayo es de unos 570.000 millones de euros (unos 638.000 millones de dólares).

¿Cómo responderá la Banca tradicional?

Como venimos observando, estos grandes monstruos tecnológico-financieros están variando sus negocios principales al incorporar servicios novedosos que les permiten ser más rentables y autosuficientes en la gestión financiera de los flujos económicos que generan. ¿Cómo responderá la Banca tradicional?

Hablamos también de que son emisores de dinero electrónico y que tienen gran fortaleza económica, y también de que van a seguir ampliado su horizonte, pero se me ocurren otras preguntas: ¿Cómo garantizarán la seguridad y confidencialidad de los datos económicos de sus clientes? No es igual conocer las preferencias de compra que los datos financieros más sensibles. ¿Qué ocurrirá si estos gigantes emiten sus propias monedas virtuales? ¿Con qué solidez y garantías lo harán? Las respuestas quedan en el aire... @mundiario