Buscar

MUNDIARIO

¿Han disfrutado de sus vacaciones de verano? ¿Saben cómo va el turismo en España?

No cabe duda de que España se beneficia de su situación geográfica y climatología que desde hace décadas ha fomentado el turismo de sol y playa, al que se han ido uniendo otras formas de hacer turismo, como el de montaña (en invierno y también en verano), el cultural, gastronómico, etc. Además, también se beneficia de una imagen de seguridad y tranquilidad que atrae a los visitantes.

¿Han disfrutado de sus vacaciones de verano? ¿Saben cómo va el turismo en España?
Banco de Loiba. Turismo Galicia Norte
Banco de Loiba. Turismo Galicia Norte

Firma

Francisco J. Martín

Francisco J. Martín

El autor, FRANCISCO J. MARTÍN, colaborador de MUNDIARIO, es licenciado en Ciencias Económicas y máster en Dirección Financiera y Bancaria. Su vida profesional ha estado siempre vinculada al mundo de las entidades financieras. Mantiene el blog Lomejorestaalcaer.wordpress.com y ha colaborado con otros autores en varios libros de relatos: “Calle 13” (2017), “Delicius: recetas y cuentos” (2017) y “Seres extremos” (2018). Ha publicado los libros “La Economía del Futuro” (2018), “Un viaje inolvidable” (2018) y “10 Claves para buscar con éxito en Internet” (2019). @mundiario

Esta conjunción de factores que se da en España lleva a que, según la OCDE, el peso del turismo en la economía española esté alrededor del 11% del PIB, si contamos impactos directos e indirectos.

En cuanto a visitantes, según el Instituto Nacional de Estadística (INE) las cifras de visitantes en 2017, indican un incremento del 5,3% sobre el año anterior, y si nos fijamos en los turistas el aumento llega al 8,6%, habiéndose reducido sólo un 0,01% la cifra de excursionistas (aquellos que no pernoctan). Vean este cuadro:

INE-turismo2

Las cifras del primer trimestre de 2018 hacían presagiar un año en el que se podía volver a incrementar la cifra de visitantes. Si fuese así, sería el noveno año consecutivo que esto ocurre. Aunque tenemos que esperar al final del año, de momento hasta Junio el nivel de pernoctaciones de Turistas ha bajado un 0,24%, quizás sea por la meteorología, o por la rápida salida de la selección de fútbol del mundial de Rusia, y seguro que también por la recuperación de otros destinos turísticos como Grecia, Turquía, Egipto o Túnez. En cualquier caso, venimos de dos años consecutivos de incrementos récord y seguramente haya ralentización en el crecimiento.

Es cierto que es un magnífico indicador que tantas personas visiten nuestro país y dejen algún dinero aquí, aunque por otro lado, y debido a los altos volúmenes que se están alcanzando y que se concentran en grandes ciudades y puntos turísticos específicos, sobre todo en determinados periodos, habría que regular de algún modo su actividad turística de forma que se pueda compaginar con la vida habitual de los habitantes de esos lugares.

España ha pasado de los 60 millones de turistas que recibió en 2013 a los 82 millones de 2017, es un incremento del 40% que se ha producido en sólo 5 años. Esta tendencia es insostenible, y más si pensamos que algunos organismos (Consejo Mundial de Viajes y Turismo) prevén que España seguirá batiendo récords de llegadas, en concreto se estima 86,5 millones para este año. Veremos en qué queda.

De momento, el ratio medio de turistas por habitante es de 1,8 turistas por cada habitante, ahora bien, si nos centramos en las zonas de mayor saturación se superan los 6 (Islas Canarias), o los 11 turistas por cada habitante (Islas Baleares), una concentración excesiva. Piensen que a estos datos hay que añadir el turismo interior, que además también se concentra en el periodo estival y básicamente es de sol y playa, aumentando aún más la saturación de muchas zonas.

Parece claro que es necesario replantearse el modelo de turismo que se quiere en el global de España, y en cada comunidad y región en particular, si se quiere pasar del turismo basado en grandes volúmenes y bajo precio (actualmente el 80% es turismo de sol y playa concentrado en tres meses), a un turismo de mayor calidad y alto valor añadido que permita una distribución geográfica más amplia y reduzca su fuerte estacionalidad. Un cambio en este sentido debería llevar aparejado una mayor y más estable potencia empresarial, debido a la diversificación, y una mejor calidad en el empleo del sector.

Añadido a lo anterior, también parece existir influencia entre la demanda de apartamentos turísticos en algunas zonas o ciudades y el incremento de los precios del alquiler que se viene produciendo, llegándose a hablar en algunos casos de estar superando los que había en los años de la burbuja inmobiliaria, lo que ha generado un descenso del 36% de la demanda en el último año, según estudio de Fotocasa publicado en Mayo. Por ejemplo, según Idealista, en los últimos cuatro años los precios han subido un 27% en la Comunidad de Madrid y un 49% en Cataluña.

Vamos a ver qué pasos se van dando en este sentido, de momento puede verse en prensa que a nivel local se están estudiando posibilidades de poner freno o limite a la llegada de turistas, de no ampliar la capacidad hotelera, aplicar tasas, reducir y regular el uso de los llamados apartamentos turísticos, etc.

Volviendo a la primera pregunta del título, espero que hayan disfrutado mucho. Me surge una pregunta que me gustaría trasladarles: ¿han notado saturación de visitantes o aumentos de precios en sus destinos de alquiler en España? @mundiario

¡Saludos!