Buscar

MUNDIARIO

Hacienda planea gravar el plástico y el transporte aéreo con una reforma fiscal 'verde'

España aporta apenas el 1,83% al PIB de la UE en recaudación de impuestos medioambientales, lo que ha motivado a Bruselas a ponerle la lupa a la reetructuración fiscal española. 
Hacienda planea gravar el plástico y el transporte aéreo con una reforma fiscal 'verde'
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero.
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

El Gobierno busca una fuente de financiamiento que le permita expandir su cartera fiscal, pues las advertencias de Bruselas comienzan a ejercer una marcada presión sobre la capacidad del Gobierno para trabajar a contrarreloj en pro de una reestructuración de sus finanzas públicas, algo que la UE se ha cansado de esperar y de eximirle a Madrid con constantes prórrogas, pero toda indica que esta será la última. Ya no hay más tiempo. 

Y todo esto ocurre en un contexto de llamados de atención y ultimátums luego de que la Comisión Europea le haya advertido a España esta misma semana de que tiene un agujero en la recaudación, en la Moncloa se pregunta como revertir el enorme déficit que provoca que a las arcas españolas solo ingresen por impuestos un 34,7% del PIB frente al 39,2% que se obtiene en la media de la UE y el 40,6% de la zona euro. Es decir, España es el país que tiene la recaudación fiscal más baja en el bloque de los Veintisiete.

Es por ello que el Ministerio de Hacienda dejó entrever este viernes que quiere poner en marcha dos nuevos tributos: un impuesto a los envases de plástico de un solo uso y otro impuesto especial sobre el transporte aéreo. Se trata de dos medidas con las cuáles el Gobierno busca obtener un ingreso importante echando mano del enorme costo y carga fiscal que representa para el Estado el uso indiscriminado del plástico y el combustible para aviones. 

El departamento de María Jesús Montero ha explicado hoy que es "un paso en la dirección de abrir un debate en torno a la fiscalidad verde y reflejan la intención de modernizar el sistema tributario español para adecuarlo a la mayor concienciación social respecto al cambio climático". Es así cómo el Estado busca condicionar y moderar el comportamiento civil de la población española con respecto a los efectos perjudiciales de su consumo cotidiano en los entornos urbanos, naturales y públicos con carácter contaminante. 

Pero existe un problema, y es que el Gobierno no encuentra la forma de bajar el déficit cuando apalanca el gasto sin freno alguno. Una muestra de ello es la reciente aprobación de subidas en pensiones y sueldos de funcionarios que incrementan el gasto en unos 5.000 millones cuando debería bajar el déficit, ubicado en torno al 5% con respecto a la recaudación fiscal promedio de la UE.

La llamada reforma verde es tarea pendientes en España desde hace años, también bloqueada por la falta de consenso y fluidez administrativa interna en el Gobierno de Pedro Sánchez. A la Moncloa llegan avisos y exhortaciones del FMI y la OCDE a aplicar esta figura tributaria lo antes posible para modificar la percepción social y humana en la población española hacia la problemática mundial del cambio climático, tomando en cuenta que España es firmante del Acuerdo de París, por lo cual la Comisión Europea ha vuelto a señalarle ese camino a España esta semana. "Los impuestos medioambientales en España siguen estando por debajo de la media de la UE", ha recordado Bruselas en un comunicado enviado a Madrid. 

Solo por delante de Alemania e Irlanda, España es el antepenúltimo país de la lista de 13 Estados miembros que aportan su recaudación fiscal en materia ecológica al PIB europeo. El aporte español es e apenas un 1,83% del PIB de la UE, lo cual motiva a Bruselas a ponerle plazos políticos concretos a España para acelerar su reestructuración fiscal antes de que el agujero en la cuentas españolas termine por hacer mella en las finanzas de la Zona Euro. @mundiario