La guerra y la crisis derivada de la pandemia contribuyen al repunte inflacionista

La tendencia de la inflación. / Gerd Altmann en Pixabay
La tendencia de la inflación. / Gerd Altmann en Pixabay
El italiano Mario Draghi y el gallego Alfonso Rueda han protagonizado discursos con severas advertencias, que en realidad también podrían estar en boca de otros gobernantes. Vienen curvas.
La guerra y la crisis derivada de la pandemia contribuyen al repunte inflacionista

No es habitual que un jefe de Gobierno diga que las cosas van a ir mal. Tampoco es frecuente que lo haga un ministro de Economía, para no desincentivar las inversiones y el consumo. Cuando sucede algo así y el guion habitual de la política económica se rompe es porque va a suceder algo irremediable o algo va mal, como diría Tony Judt. En el mismo día, dos jefes de gobierno de ámbitos distintos acaban de lanzar severas advertencias.

Desde Italia, un primer ministro habitualmente tan riguroso como Mario Draghi no solo ha alertado a su país, sino al mundo. Tras conversar por teléfono con el presidente de Rusia, Vladímir Putin, sobre la guerra en Ucrania y su impacto alimentario para los países más pobres, avisó de que “tendrá proporciones gigantescas” con consecuencias “terribles” para la humanidad. “La conversación se centró en la evolución de Ucrania y en los esfuerzos por encontrar una solución conjunta a la actual crisis alimentaria y sus graves repercusiones en los países más pobres del mundo”, informó el propio Gobierno de Italia en un comunicado.

Desde Galicia, un flamante presidente, Alfonso Rueda, prácticamente ha debutado con un mensaje que también da que pensar y que podría ser extrapolable a otros mandatarios autonómicos. Los meses que vienen por delante van a ser “muy complicados”, según las palabras textuales del presidente gallego.

¿Qué hay detrás de estos dos mensajes no apocalípticos, pero nada tranquilizadores y menos aún estimulantes? ¿Por qué son ellos quienes los protagonizan y no otros homólogos suyos? El contexto general indica que la guerra y la crisis derivada de la pandemia contribuyen al repunte inflacionista, de modo que con un IPC general del 8,7% y del 4,9% en su plano subyacente en mayo se acentúan las dudas en los agentes económicos por el repunte que supone.

Draghi sabe que Putin ya no engaña a nadie

Un papel similar al de Draghi ya lo ha desempeñado en algún momento el francés Emmanuel Macron, a quien Putin engañó alguna vez, según él mismo reconoció. Es evidente que el líder ruso instrumentaliza sus conversaciones con gobernantes occidentales para presionar a sus opiniones públicas, atemorizándolas. Pero a estas alturas Putin no engaña a nadie que no se quiera dejar engañar, por lo que un político con la experiencia de Draghi –entre otras cosas fue presidente del Banco Central Europeo (BCE)– sabe bien lo que hace y lo que persigue. Sin discutir el problema de fondo que plantea Draghi inducido por Putin –la vuelta del hambre en países donde ahora se come–, tampoco puede perderse de vista la dependencia energética de Italia de Rusia y su interés económico en no ir más allá en las sanciones a Moscú. Diciendo lo que dice, a quien está presionando realmente Draghi es a sus propios socios europeos, que siguen apretándole las tuercas a Putin, aunque eso no salga gratis.

El mensaje de Alfonso Rueda se mueve en una órbita distinta, pero también admite un análisis del contexto de esos meses “muy complicados” de los que habla. Los gobiernos autonómicos españoles han tenido, debido a la pandemia, ingresos adicionales cuantiosos, que en buena lógica van a desaparecer. Fueron partidas asumidas por el Gobierno central con cargo a la deuda contraída con el BCE. Además, las comunidades autónomas van a tener que equilibrar sus gastos e ingresos, a medida que se acerque la vuelta de la regla de gasto que regula la Comisión Europea. Alfonso Rueda está cogiendo el paraguas porque sabe que va a llover. De alguna manera, está advirtiendo –a tiempo– a los gallegos de que si vienen mal dadas no es porque se haya ido Alberto Núñez Feijóo y ahora esté él, sino porque ha cambiado el ciclo. Para él y para todos los presidentes autonómicos, sobre todo los del régimen común. @J_L_Gomez


Billetes de euros.
Billetes de euros.

AL ALZA

Los intereses

El milagro de los tipos de interés negativos en la eurozona era eso: un verdadero prodigio. El alza del euríbor aboca ahora a la mayor subida de las hipotecas desde la época de la burbuja inmobiliaria. Según la opinión generalizada de la banca, los préstamos se encarecerían a finales de este año al ritmo más rápido desde 2007, el año que marcó el fin del boom inmobiliario. Así se explica que estos días se aceleren muchas operaciones a crédito, empezando por la firma de hipotecas.

A LA BAJA

La solvencia

El Banco de España cifra en 21.500 millones los préstamos dudosos o en vigilancia especial de las empresas más afectadas por la pandemia y la crisis energética. Quiere eso decir que la cuarta parte de los créditos a compañías de sectores vulnerables están en riesgo de impago. Muchas empresas han resistido gracias a los avales del Estado que asumió el Instituto de Crédito Oficial (ICO), pero todo indica que gran parte de ellas no eran ya viables. Un problema más, por si había pocos. @mundiario


Pedro Sánchez, presidente del Gobierno de España. / La Moncloa
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno de España. / La Moncloa

PROTAGONISTAS

Pedro Sánchez

Presidente del Gobierno

En Davos, destacó la fortaleza de la economía española y las oportunidades de inversión para las tecnológicas. De regreso dijo que la Economía Social tendrá “un papel clave y decisivo” en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

Alberto Núñez Feijóo

Líder de la Oposición

Ha pedido al Partido Popular que se centre en la economía y huya de lo que marquen desde la Moncloa. Así se lo dijo el presidente del PP a los diputados y senadores de su partido para remarcar esta línea. Quiere mostrar ya un perfil de gobierno.

Nadia Calviño

Vicepresidenta del Gobierno

“¿Qué se puede esperar de una formación que propone repartir armas a los ciudadanos?”, le espetó a Vox, con razón. ¿Pero es ése su papel? Sus crecientes dificultades para lograr apoyos a las medidas del Gobierno tal vez expliquen su deriva.

Yolanda Díaz

Vicepresidenta del Gobierno

Su política audaz, de fondo y de gestos, con importantes raíces económicas, le permite pugnar ya con Pedro Sánchez por los votantes socialistas, algo inesperado hace bien poco, pero está por ver que fidelice todo a la izquierda del PSOE. @mundiario

 

La guerra y la crisis derivada de la pandemia contribuyen al repunte inflacionista
Comentarios