Las grandes multinacionales estadounidenses se unen contra Donald Trump

Tienda Apple en Nueva York.
Tienda Apple en Nueva York.

El sector económico se ha unido al clamor generalizado en todo el mundo por la última orden ejecutiva de Donald Trump e incluso lo han retado anunciando contrataciones de refugiados.

Las grandes multinacionales estadounidenses se unen contra Donald Trump

El espectro de Donald Trump ha oscurecido ya uno de los pocos lugares en los que su palabra era vida: la Bolsa. Su reciente orden ejecutiva para vetar la entrada a Estados Uidos de personas provenientes de siete países de mayoría musulmana ha empezado a arrastrar consecuencias también para el corazón de grandes empresas multinacionales, alarmadas porque este decreto presidencial represente un peligro para sus empleados y que incluso traiga consecuencias para sus funciones.

Una de las catedrales de Wall Street, el banco Goldman Sachs, emitió un comunicado a su plantilla en el que reconocía que la orden de la Casa Blanca crearía un rompimiento interno en la empresa y que debido a ello pondría a disposición de sus empleados un sistema de apoyo legal si su nacionalidad entraba dentro de las afectadas por la polémica orden. Lloyd Blankfein, consejero delegado del banco, decretó que la diversidad es una característica intrínseca de una compañía como la suya.

A las palabras del banco se le unieron discursos de empresas como Ford Motor o Boeing, las cuales señalaron que rechazan cualquier medida y/o política que vaya contra sus valores como empresa. Por su parte, la fabricante de artículos deportivos Nike, aprovechó la imagen de Sir Mo Farah, un fondista británico y medallista olímpico, como imagen de una pequeña campaña contra el decreto presidencial.

El presidente de Starbucks, Howard Schultz, advirtió que la situación actual en los Estados Unidos no tiene precedentes que se recuerden. Schultz ya fungió como activista el año pasado como parte de una campaña para motivar a los estadounidenses a votar y calmar las agitadas aguas políticas en todo el país. La firma vendedora de café contratará a 10.000 refugiados en el mundo para los próximos cinco años, prometió.

En defensa de la diversidad

Las grandes mecas de Sillicon Valley, como Apple, Microsoft, Facebook o Amazon, también se han unido al clamor generalizado contra la discriminación. Las compañías tecnológicas jamás ocultaron su disgusto hacia los recursos retóricos del empresario y en estos últimos días han comunicado a sus empleados la importancia que tiene para ellos el contar con personal de diversas partes del mundo, así como para la economía como un todo.

Durante los primeros días de la gestión de Donald Trump, las omnipotentes firmas se habían manejado con discreción, a la espera de ver cómo maniobraba el nuevo inquilino de la Casa Blanca. Aquel margen de error le duro al presidente tan solo una semana. Los jefes de esas empresas y otras grandes como Netflix aseguran que este tipo de órdenes ponen en riesgo -"peligro", según sus palabras- a sus empleados de todo el planeta.

Otro sector que se ha visto afectado ya no sólo por sus cánones morales sino por sus actividades cotidianas, es el de las aerolíneas. La IATA, una asociación que da voz a 256 aerolíneas de todo el mundo, afirma que el mandato de Trump ha desatado una confusión generalizada entre sus clientes y las mismas aerolíneas. Los incisos de la orden son ambigüos, por lo que hay un serio costo en interpretarlos.

La IATA, por tanto, demanda que Washington explique con claridad cuáles son los términos y condiciones de la orden. La ambigüedad y los costos extra llevaron a gigantes como American Airlines a perder hasta un 6% de su valor bursátil en la sesión de este lunes. "Si la oden se hubiera dado con una semana de antelación, los malos se habrían apresurado a entrar al país", respondió Trump ante las quejas y críticas.

Intercesión

Y a todo esto, la tormenda está llegando ya a Wall Street. El índice estrella del parqué, el Dow Jones, perdió un 1% al inicio del lunes, perdiendo así su máximo histórico de 20.000 puntos alcanzados la semana pasada. Fue el Goldman Sachs el que más aportó para el repunte del índice luego de la victoria electoral del magnate. Este banco está a cargo de las asesorías económicas en la Casa Blanca.

La de hoy lunes ha sido la peor jornada bursátil desde el pasado 11 de octubre, cuando faltaba poco menos de un mes para asistir a las urnas. El visionario Elon Musk se unió a las críticas de todo el mundo comercial al asegurar que la orden ejecutiva es una medida injusta contra los inmigrantes y que no es ni de cerca la mejor manera de afrontar los retos que vive hoy en día el gigante norteamericano. Musk también es asesor económico de Trump.

La fabricante General Electric dio su palabra de aprovechar su influencia y contactos en Washington para contrarrestar los efectos de este decreto. Jeff Immelt, consejero delegado del conglomerado, advierte que aparte de los riesgos y peligros para sus empleados, esta orden pone también en una situación delicada a Estados Unidos, que podría pagar las represalias de esta controversial ley. @hmorales_gt

 

 

Las grandes multinacionales estadounidenses se unen contra Donald Trump
Comentarios