Las grandes marcas alemanas encabeza una rebelión europea contra Tesla

Vehículo eléctrico en una estación europea. / Twitter-Xataka
Vehículo eléctrico en una estación europea. / Twitter-Xataka

Un amplio grupo de compañías avisa que instalará cientos de estaciones de carga eléctrica en el continente para romper el dominio de Elon Musk sobre el mercado.

Las grandes marcas alemanas encabeza una rebelión europea contra Tesla

El avance imperial de Tesla en el mercado de vehículos eléctricos ha hecho que las grandes compañías de la industria automotriz cerraran filas para emprender uno de los proyectos más ambiciosos de los últimos años en este campo. La idea de este conglomerado, integrado casi en exclusiva por marcas alemanas, es instalar una red de 400 estaciones eléctricas a lo largo y ancho de Europa a fin de reducir el terreno de la empresa de Elon Musk. El plan debería estar en fucionamiento para 2020.

El proyecto está en su etapa de planeación desde el año pasado, por lo que este anuncio no toma sorprendido a nadie. De hecho, podrían incluso contar la complicidad de muchos gobiernos, como el de Dinamarca o Noruega, que han emprendido proyectos particulares para motivar a sus ciudadanos a optar por transportarse en vehículos eléctricos.

El nombre de este grupo es "Ionity", y lo integran BMW AG, Daimler AG , Ford Motor Co y Volkswagen (mediante sus marcas Audi y Porsche). El séquito espera abrir este mismo año 20 estaciones de Carga de Alta Potencia (HPC, por sus siglas en inglés) distribuidas en Alemania, Noruega y Austria. Estos puntos estarán separados por 120 kilómetros de distancia entre ellas y estará asociadas a Tank & Rast, Circle K y OMV, explica Forbes.

“La primera red paneuropea de HPC desempeña un papel esencial en el establecimiento de un mercado para vehículos eléctricos”, dijo este viernes Michael Hajesch, presidente ejecutivo de Ionity. Hajesch también adelantó que los usuarios podrán pagar por sus recargas desde Internet.

Hajesch y sus chicos todavía se encuentran negociado con los proveedores de estaciones de carga y esperan llegar pronto a un acuerdo. La inversión entre ambas partes, sin embargo, se la han reservado. El precio estimado de cada estación, según fuentes del medio citado, es de 200.000 euros.

Las grandes marcas alemanas encabeza una rebelión europea contra Tesla
Comentarios