Buscar

MUNDIARIO

El problema de España es el gasto público, desproporcionado para su economía

El Gobierno de Mariano Rajoy está que tira cohetes por la rebaja de la prima de piesgo, por el crecimiento del 0,1% del PIB y porque vende toda la deuda pública.

El problema de España es el gasto público, desproporcionado para su economía
Mariano Rajoy, en el Congreso.
Mariano Rajoy, en el Congreso.

El problema de España no es la prima de riesgo ni el crecimiento del PIB. El problema de España es el gasto público, desproporcionado para la economía del país. Lo primero que hay que analizar al llegar a una organización son sus gastos. Al tomar posesión el Gobierno de Mariano Rajoy, la primera medida a tomar debería haber sido el control del gasto público, separar “la carne de la grasa”, eliminando la grasa innecesaria, y desde allí impulsar el crecimiento para reducir los 6 millones de parados, 26% de la población activa. Eliminando el gasto improductivo se puede:

- Equilibrar la Balanza de Pagos, eliminar de una vez el déficit anual (el año 2012 del 10.6%). Déficit que obliga a seguir emitiendo más Deuda Pública.

- Gestionar el crecimiento, no es necesario seguir con los recortes ni con el aumento de impuestos, la economía sale de la recesión más rápidamente que sólo con recortes.

El gasto público en España es el gasto de las tres administraciones públicas (Estado, Autonomías, Ayuntamientos) y empresas públicas. Veamos algunos datos macroeconómicos:

                       DIMENSIÓN DE LAS EMPRESAS PÚBLICAS EN ESPAÑA
                                                             Empresas públicas      Empleados
Estado................................................           477                             520.000
Autonomías........................................         2.180                         1.700.000
Ayuntamientos………......................…       16.895                           650.000
TOTAL                                                       19.552                        2.870.000

 

                                                                PIB Y DEUDA PÚBLICA
PIB (Producto Interior Bruto)....……………….. 1.050.000 millones de euros
Deuda Pública del Estado .................……….. 1.280.000 millones de euros
(121.9% del PIB. Iincluye empresas públicas -50% capital del Estado. La banca española tiene 214.500 millones de la deuda).
Deuda de las CCAA…………….........………..    193.300 millones de euros
Deuda Corporaciones Locales…........………      43.150 millones de euros
Deuda del préstamo a la Banca................…       36.000 millones de euros
TOTAL DEUDA PÚBLICA ESTATAL ............  1.552.450 millones de euros
Deuda total de Empresas no financieras ....   1.079.600 millones de euros
                                                                          (329.000 del exterior)
Deuda de Empresas financieras..................      246.000 millones de euros
Deuda total de las familias .............................   879.800 millones de euros
                                                                          (655.000 por la compra de vivienda)  
TOTAL DEUDA PRIVADA............................... 1.959.400 millones de euros
TOTAL DEUDA ESPAÑOLA...........................  3.511.850 millones de euros

 

                                                       ALGUNOS GASTOS DEL ESTADO
Gasto en pensiones.......................................  119.150 millones de euros
Gasto en personal del Estado........................    30.000 millones de euros
Gastos financieros/Intereses por la Deuda...      38.579 millones de euros
Gasto para el desempleo..............................      29.430 millones de euros

 

Con este panorama, ¿qué debe hacer un gobierno para crecer a buen ritmo? De entrada, reducir los gastos improductivos, suntuarios. Después, reformar las tres administraciones del Estado. Las Comunidades Autónomas pueden tomar la misión de las Diputaciones. También se puede eliminar  grasa en otros frentes: parlamentos autonómicos (menos cuatro), diputaciones, Senado y ayuntamientos de menos de 20.000 habitantes, que se pueden fusionar.

En paralelo, procede fomentar la actividad económica, impulsando el crecimiento, con perspectivas de nuevos modelos productivos. Y, por supuesto, fomentar el crédito a familias y empresas para reducir el desempleo. Cabe, pues, fomentar una política económica que favorezca el crecimiento de la clase media, la que más trabajo crea (pymes y autónomos), la que más impuestos paga y la que más consume. Por el contrario, la actual política económica destruye la clase media, tendente a desaparecer, para quedarse las clases alta y baja. Mal asunto.

No hay peor ciego que el que no quiere ver

El coste de un cambio productivo no debe recaer solo sobre la clase trabajadora. Se debe aumentar la actual demanda de productos, existe el peligro de una fuerte caída del consumo y de la inversión. No ha servido para nada que el servicio de estudios del Banco de España haya manifestado que la reforma laboral no ha contribuido a la creación de empleo, todo lo contrario, el desempleo crecerá por encima del 10%. Al ritmo de crecimiento actual, no saldremos de la crisis hasta dentro de 10 años. Sin eliminar la grasa de los gastos públicos no es posible crecer a ritmo necesario para crear empleo de forma contundente. Es más, los males de la economía española son fruto de ello:

- Sin reducir gastos, no podremos bajar el déficit del 7% del PIB.

- Sin reducir gastos, se tendrá que seguir aumentando los recortes o aumentar los impuestos.

- Sin reducir gastos, los intereses de la deuda aumentarán por encima de 40.000 millones de euros, se tragan gran parte de los ingresos públicos creando problemas para pagar la enseñanza, sanidad y pensiones.

- Sin reducir gastos, se tendrá que emitir más deuda pública, ya en el 122% del PIB, unos extremos difíciles de sostener que amenazan con llevar al país a la bancarrota (al no poder venderla) y al rescate para salvar el euro en la UE.