Buscar

MUNDIARIO

El Gobierno sube al 11,2% la caída de la economía en 2020, pero baja el desempleo al 17,1%

Sin confianza y sin buena percepción de los inversores frente al estatus quo actual de la economía española, podría ralentizar el proceso de recuperación del país ante la recesión que hoy la sacude.
El Gobierno sube al 11,2% la caída de la economía en 2020, pero baja el desempleo al 17,1%
La ministra de Economía de España, Nadia Calviño / eleconomista.es
La ministra de Economía de España, Nadia Calviño / eleconomista.es

Los números para la economía española no son buenos. Su rendimiento es endeble y frágil debido a que el Gobierno ha dependido de la compra de bonos del Banco Central Europeo y ha optado por el financiamiento artificial a la economía mediante subsidios y liquidez de emergencia. Sin embargo, eso no es la economía real que hoy sigue en recesión tras la parálisis causada por la pandemia de Covid-19. 

Y es que el Ejecutivo ha elevado 2,4 puntos su previsión de caída del producto interno bruto (PIB) para este año al 11,2 %, debido a la crisis del coronavirus, si bien ha moderado la tasa de paro (desempleo), al 17,1 %, son 1,9 puntos menos que en su anterior previsión de abril, según el nuevo análisis macroeconómico abordado este martes en el Consejo de Ministros.


Quizás también te interese:

Persiste la división en Europa sobre el plan de recuperación post-pandemia


Esto implica que la economía española podría perder un total de 134.400 millones de euros al final de 2020 debido al estancamiento de los capitales que se fugaron del país con el estallido de la pandemia y que no fueron invertidos en la industria nacional, lo cual no provocó que no se generaran rentas en ese tramo. 

La vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha asegurado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que "el ejercicio de hacer previsiones económicos es especialmente complicado en un entorno como el actual, marcado por una alta incertidumbre".

Por lo tanto, sin confianza y sin buena percepción de los inversores frente al estatus quo actual de la economía española, podría ralentizar el proceso de recuperación del país ante la recesión que hoy la sacude. @mundiario