Buscar

MUNDIARIO

El Gobierno lanza más créditos y crea un fondo para apoyar a las empresas

Estas decisiones han sido aprobadas este viernes en el Consejo de Ministros a través del real decreto-ley de Medidas Urgentes para Apoyar la Reactivación Económica y el Empleo.
El Gobierno lanza más créditos y crea un fondo para apoyar a las empresas
La ministra de Hacienda y Portavoz del Gobierno, María Jesús Montero / ABC.
La ministra de Hacienda y Portavoz del Gobierno, María Jesús Montero / ABC.

La crisis económica española es no es, en esta ocasión, ni convencional ni similar a la de la Gran Recesión de 2008. En ese entonces, el efecto expansivo de la burbuja hipotecaria en Estados Unidos se trasladó a Europa por las conexiones entre los grandes bancos de inversión que provocaron la implosión de ese shock financiero, pero en la actualidad, la crisis de la Gran Reclusión de 2020 es producto del la paralización de la oferta, la demanda y la dinámica del mercado debido al confinamiento.

Es por ello que el Gobierno español ha aprobado este viernes un nuevo paquete de medidas por un importe de 50.000 millones de euros, un monto del cual la mayor parte (40.000 millones), se destinará al financiamiento de avales del ICO (Instituto  de Crédito Oficial) para nuevos proyectos de inversión, mientras que inyectará 10.000 millones de euros para que las empresas estratégicas con problemas de solvencia por las consecuencias económicas de la pandemia reciban apoyo del Estado.


Quizás también te interese:

El Ejecutivo aprobará un fondo de rescate de 10.000 millones y 40.000 millones más en créditos


De esta forma, el Ejecutivo nacional apela por el estímulo fiscal y la inyección de liquidez como el principal mecanismo mediante el cual busca reanimar la actividad económica, el consumo y los flujos de capitales, inversiones, activos, compras e intercambios entre las empresas a fin de procurar la estabilización del empleo y la reconstrucción progresiva del PIB. 

El objetivo del Gobierno con este paquete de medidas se basa en que las empresas receptoras de los créditos inviertan esos capitales en áreas estratégicas del negocio para generar nuevos empleos, nuevos activos y nuevos rendimientos que multipliquen los retornos de inversión y los dividendos, lo que le otorgaría beneficios por intereses flexibles al Gobierno con una mayor liquidez, y a las compañías les brinda un soporte fiscal para el pago de impuestos, salarios y el proceso de control de sus flujos de caja. 

Estas decisiones han sido aprobadas este viernes en el Consejo de Ministros a través del real decreto-ley de Medidas Urgentes para Apoyar la Reactivación Económica y el Empleo, anunciado ayer por el Gobierno de Pedro Sánchez. 

El Ejecutivo lanza así una nueva línea de avales, que son créditos respaldados con activos monetarios y aprobación pública, después de la línea de 100.000 millones de euros procedente del paquete de rescate nacional por importe de 200.000 millones de euros

En ocasiones anteriores, las líneas previamente ejecutadas tenían como objetivo dotar de liquidez a las empresas. Esta vez no será la excepción. De hecho, la urgencia del sector privado por contar con recursos y activos de capital que le permitan abrir nuevas carteras de ahorro, dividendos, inversiones, pagos de pasivos laborales y pagos de impuestos, es la prioridad de una red empresarial que ha quedado en un fuerte período de austeridad debido al shock de la crisis de la Covid-19.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tras haber firmado el pacto por la recuperación del empleo con los sindicatos, ha señalado que “con las anteriores líneas de avales ICO-COVID se efectuaron 10.000 operaciones de financiación al día, que movilizaron recursos por un valor de 60.000 millones de euros, con los que se facilitó liquidez a más de 400.000 empresas, el 98% de pequeñas y medianas empresas y autónomos”. 

Esta declaración demuestra la capacidad de transaccionalidad y distribución financiera que el Ejecutivo posee para optimizar y agilizar su mecanismo de transferencias directas del crédito de emergencia a las compañías que requieren liquidez, solvencia y un colchón financiero que les permita realimentar sus mermados presupuestos y dividendos por la escasez de dinero que inició con el período de confinamiento en marzo. @mundiario