El Gobierno de Baleares modifica el impuesto de transmisión para vehículos usados

citroen-xsara-picasso 2002/citroen.es
Transferir este vehículo en Baleares podria salir hasta 10 veces más caro. / citroen.es

Desde el 1 de enero se fija una tabla de tasas fijas que utiliza como referencia la cilindrada del vehículo y sus emisiones en lugar del valor de tasación.

El Gobierno de Baleares modifica el impuesto de transmisión para vehículos usados

Todo aquel que haya comprado un vehículo usado habrá descubierto que además del precio del coche hay que contar con el impuesto de transmisiones y las tasas de tráfico, lo que comúnmente se conoce como transferencia. El impuesto de transmisiones se liquida en la comunidad autónoma del comprador del vehículo y el coste, en general, solía ser similar entre ellas.

Para conocer el coste real del impuesto hay que tener en cuenta dos factores, la edad del vehículo y el valor de tasación del mismo. La edad se calcula desde la fecha de primera matriculación y para el valor se toma una tabla que publica anualmente la Agencia Tributaria donde figuran todas las marcas y modelos que se comercializan en España.

Una vez determinado el valor del vehículo, se comprueba el porcentaje de reducción que corresponde por edad. Para ello hay una tabla en la que se indica, de modo que si tiene menos de un año se computa el 100% y si tiene más de 12 años un 10%. De modo que si tomamos como ejemplo un Xsara Picasso 2.0HDI (1.997cc) de 12 años, tasado en 1400€, nuestra base imponible serían 140 €. A partir de ahí depende de cada comunidad autónoma, siendo la horquilla que se maneja entre un 4 y un 8%, con lo que en nuestro caso hablaríamos de entre 6 y 12€. Estas cifras son hipotéticas, ya que hay comunidades que cobran un importe mínimo (40€) y otras que dejan exentos a los de más de 12 años.

Nueva base de cálculo

Con la nueva reglamentación nada de eso sirve para los compradores Baleares ya que desde el 1 de Enero se aplica una tabla de importes fijos que sólo distingue entre vehículos anteriores y posteriores al 1 de Enero de 2011. Para los primeros se tiene en cuenta la cilindrada y para los segundos la base de cálculo son las emisiones de CO2. En caso de que se rijan por el CO2, pueden pagar, 150€ si emite menos de 120gr/CO2 y hasta 960€ si las emisiones superan los 200gr/CO2 o bien no dispone de un certificado que refleje dicho valor.  En los anteriores a 2011 para los que el factor de imposición es la cilindrada el precio sería 110€ hasta 1200 cc, y 1280€ para más de 2.500cc. En ambos casos no se tiene en cuenta ni el valor del vehículo ni la edad del mismo. Debido a todo esto si un comprador balear se interesase por el Xsara del ejemplo debería pagar 380€ de impuesto de transmisiones. Desde el Gobierno Balear se asegura que el objetivo de la reforma no es aumentar la recaudación, si no equilibrar la tasa con respecto a las emisiones de los vehículos a imagen de la Unión Europea, ese espejo al que nos asomamos cuando interesa.

Downsizing

Cuando pensamos en motores de más de 2.000cc es inevitable que aparezca la imagen de una elitista berlina o un exclusivo deportivo. Sin embargo no hay que olvidar que el motor Diesel fue el último en apuntarse a la moda del “downsizing”, tras esa palabreja se esconden los esfuerzos de la industria por construir motores cada vez más pequeños y eficientes. Por tanto es muy habitual encontrar motores de más de 2 litros en vehículos de más de 10 años sin que sus prestaciones sean descomunales.

Es muy probable que la afirmación del Gobierno balear del mantenimiento de ingresos netos sea cierta ya que el impuesto beneficia muchísimo a los vehículos de poca edad. Si nuestro comprador balear se interesase por un modelo similar pero más moderno, pongamos un C4 Picasso de 2010, que ya monta un motor diesel 1.6, pagaría 160€ de impuesto, mientras que si hacemos caso de su valor de tasación costaría entre 300€ y 600€. No cabe duda que el objetivo es “renovar” el parque automovilístico sin perder ingresos, aunque esa medida sea a costa de aquellas personas que no tiene medios de acceder a vehículos seminuevos.

No cabe duda de que estamos ante una medida más, y las que vendrán, para hacer cada vez más caro circular con un coche antiguo, o como le gusta decir a la directora de la DGT “obsoleto”. Como en este país todo lo bueno se “pega”, a menos que prosperen las reclamaciones y recursos que se han presentado al respecto, nos tememos que en poco tiempo haya más comunidades que se sumen a esta medida.

El Gobierno de Baleares modifica el impuesto de transmisión para vehículos usados
Comentarios