Buscar

MUNDIARIO

La Moncloa anuncia un plan de ayuda al turismo con el que el sector no está conforme

Según estimaciones con datos del Banco de España, habrán entrado en el país 22.061 millones de euros menos en divisas por la caída de la demanda turística. 
La Moncloa anuncia un plan de ayuda al turismo con el que el sector no está conforme
Turistas en una playa española / elindependiente.es
Turistas en una playa española / elindependiente.es

Firma

Ricardo Serrano

Ricardo Serrano

El autor, RICARDO SERRANO, colaborador de MUNDIARIO, es un periodista venezolano especializado en política y economía con experiencia en diversos periódicos de Venezuela y un portal web de Argentina. @mundiario

La urgencia del Gobierno por reactivar un sector medular de la economía española es muy grande. El turismo aporta el 12% del PIB del país, es decir, unos 160.000 millones de euros al año, lo que implica una importante suma que agrega empleo, bienestar, impuestos, dividendos y flujos de inversiones a uno de los principales destinos de Europa. Sin embargo, el sector exige más estímulos fiscales, casi que en un nivel similar o superior al paquete de 200.000 millones de euros que Pedro Sánchez anunció hace más de un mes como mecanismo de inyección de liquidez a la economía durante la fase más aguda de la crisis del coronavirus.

Y es que el Ejecutivo ha anunciado este martes el acuerdo alcanzado con Ciudadanos para que apoye una nueva prórroga del estado de alarma. Y a pesar de las divergencias políticas marcadas por un aparente acoplamiento de la agenda del PSOE con la de Cs, como parte de este pacto, la administración de Sánchez se compromete a lanzar en 15 días un plan de apoyo al turismo dotado con “2.500 millones de euros de líneas de avales ICO (el Instituto de Crédito Oficial) para garantizar la liquidez del sector y de 151 millones de euros en inversión en la transformación y digitalización del sector”.


Quizás también te interese:

El sector privado español se reactiva con el 85% del comercio y el 30% de los bares


Esto implica que el Estado apuesta por la estimulación financiera vía crediticia como el mecanismo que le permitirá recapitalizar y reanimar el consumo en los sectores estratégicos de la economía española. El mejor ejemplo y a la vez objeto experimental para probarlo es el turismo, pues si los circuitos de inversión, ventas, consumo, dividendos y remuneración salarial de la industria turística se recuperan, podría reconstruirse la base de 100.000 millones de euros que el negocio español del turismo ha perdido por culpa del impacto de la pandemia de la Covid-19.

Se trata de una ayuda específica al turismo, pero el sector la considera “muy insuficiente”. Según El País, fuentes del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo aseguran que esto será “solo una parte del gran plan de apoyo que están preparando”.

Por lo tanto, esta podría ser apenas la punta del iceberg, aunque el conglomerado empresarial turístico y hotelero demanda respuestas casi inmediatas, pero es bien sabido que los tiempos de la política y de las élites financieras dentro de los Estados son muy distintos y asincrónicos en comparación con los tiempos comerciales de cualquier cúpula empresarial o requerimiento del sector privado clave de un país. España no es la excepción a esa realidad convertida en regla por la fuerza de los hechos.  

“Es una cifra que no se acerca a las necesidades que hay que cubrir por los enormes perjuicios de estar cerrados todo este tiempo y de la mala temporada de verano que tendremos”, argumenta José Luis Zoreda, vicepresidente del lobby del sector Exceltur, consultado por El País.  

En el primer caso, Exceltur ha calculado lo que ha supuesto el estado de alarma desde mitad de marzo hasta final de junio para el sector. “Siendo optimistas al calcular para junio una caída del 83%, durante el estado de alarma se habrán perdido 43.460 millones de euros de PIB turístico (efecto directo e indirecto), habrán llegado 26,7 millones de turistas menos y se habrán esfumado 175 millones de pernoctaciones”, según la patronal.  

Entonces, ese impacto representa una pérdida de al menos 200 puestos de trabajo del sector y un promedio de 400.000 euros o más en salarios que deja de percibir cada plantilla de empleados por empresa afectada con un ERTE y con el impacto del confinamiento.

Según estimaciones con datos del Banco de España, habrán entrado en el país 22.061 millones de euros menos en divisas, una catástrofe para un sector que supone más del 12% del PIB del país y que, por tanto, arrastrará a la economía en su conjunto. @mundiario