Los gastos de vinculación disparan el precio de los préstamos personales

Los productos vinculados aumentan el coste del crédito contratado.
Los productos vinculados aumentan el coste del crédito contratado.

Aunque no siempre se tienen en cuenta, los productos vinculados pueden encarecer de manera significativa el precio de un crédito al consumo, ya sea de manera directa o indirecta. 

Los gastos de vinculación disparan el precio de los préstamos personales

Estimulados por las medidas tomadas por el Banco Central Europeo y por la mejora de la economía española, las entidades bancarias de nuestro país se han animado a bajar el interés de sus préstamos personales de manera significativa. Sin embargo, lo que dejan de ingresar en concepto de intereses, ahora lo ganan gracias a los productos vinculados que hay que contratar para poder acceder a sus créditos al consumo o para poder conseguirlos al mejor precio.

El coste de los productos vinculados encarece el préstamo

Como indican desde el comparador financiero HelpMyCash.com, los gastos de vinculación encarecen de manera significativa el precio de los préstamos, ya sea de manera directa o indirecta, por lo que siempre es importante tenerlos en cuenta antes de contratar un crédito. Escondidos en la letra pequeña de la oferta, los productos vinculados pueden ser muy diversos, desde seguros de vida o de protección de pagos hasta tarjetas de crédito o, incluso, planes de pensiones, entre otros. Además, para poder obtener un préstamo personal, es muy común que el banco exija domiciliar la nómina (u otro ingreso) en una de sus cuentas, obligando así al cliente a mantenerse ligado a la entidad hasta que venza el plazo de reembolso.

En el siguiente ejemplo se puede ver cómo los productos vinculados encarecen el precio de los créditos. Un crédito personal de 10.000 euros a devolver a 5 años con un interés del 8 % TIN sin comisiones y sin productos vinculados tiene una TAE del 8,30 %. Sin embargo, si para contratar este préstamo también se tiene que contratar un seguro de vida con una prima anual de 100 euros, la TAE se incrementará hasta el 10,08 %.

Tampoco hay que olvidarse de los costes indirectos de algunos productos vinculados. Por ejemplo, en el caso de las tarjetas de crédito, si el titular la utiliza con el método de pago a plazos, se le aplicará un interés de entre el 12 y el 29 % TAE sobre el saldo pendiente, un gasto que no refleja la TAE del préstamo pero que sí puede encarecer su precio. 

Incumplir las condiciones conlleva un incremento del interés

Asimismo, los productos vinculados obligan al cliente a no poder cambiar de entidad mientras el crédito se mantenga vigente. En la mayoría de los casos, dejar de cumplir las condiciones de vinculación (domiciliar la nómina en una cuenta de otro banco, no renovar un seguro…) conlleva el incremento automático del tipo de interés aplicado, por lo que el titular no puede desvincularse de la entidad si no quiere pagar más por su préstamo.

Por todo ello, antes de contratar cualquier producto vinculado hay que valorar si sale mantenerse vinculado a la entidad a lo largo de toda la vida del préstamo. Además, también existe la posibilidad de contratar un crédito al consumo que no tenga gastos de vinculación y se pueda conseguir sin cambiar de banco, como el Préstamo Naranja de ING Direct. Con este producto se puede conseguir un importe de hasta 40.000 euros a devolver hasta en 7 años con un interés desde el 5,95 % TIN (desde el 6,12 % TAE), sin comisiones y sin otros gastos adicionales. 

Los gastos de vinculación disparan el precio de los préstamos personales
Comentarios