Buscar

MUNDIARIO

Los gastos del Gobierno español aumentan un 49% y sus ingresos caen un 29%

Según el Ministerio de Hacienda, los gastos públicos se dispararon en abril un 48,7% y los ingresos cayeron un 29,2%.
Los gastos del Gobierno español aumentan un 49% y sus ingresos caen un 29%
Sede del Ministerio de Hacienda de España / elmundotoday.es
Sede del Ministerio de Hacienda de España / elmundotoday.es

Firma

Ricardo Serrano

Ricardo Serrano

El autor, RICARDO SERRANO, colaborador de MUNDIARIO, es un periodista venezolano especializado en política y economía con experiencia en diversos periódicos de Venezuela y un portal web de Argentina. @mundiario

El Estado español cada vez genera menos ingresos y sus compromisos se inflan a medida que la crisis sanitaria derivada de la pandemia de coronavirus obliga al Gobierno a satisfacer un conjunto de demandas sociales que presionan políticamente a la administración de Pedro Sánchez. Los gastos del Gobierno han hecho mella en la brutal caída de sus ingresos, y todo esto en medio de un estado de alarma, una crisis sanitaria, una pandemia y una recesión económica a la puerta.

Y es que los primeros datos estadísticos disponibles han confirmado la tendencia regresiva de las finanzas públicas españolas. El déficit del Estado central entre enero y abril rozó los 20.000 millones de euros, el equivalente al 1,78% del PIB, casi el triple del registrado el mismo periodo del año pasado.


Quizás también te interese:

Las ventas del comercio se hunden ante la migración de la demanda por la pandemia

Esto implica que el Gobierno ha tenido que inyectar casi el 2% del valor de la economía del país para financiar un gasto público totalmente desbocado. A esto se le suma que la deuda acumulado de España ha asciende a un 115% del PIB, es decir, unos 2,6 billones de euros, más del doble de la economía nacional, estimada en 1,2 billones de euros.

Solo el tramo final del período (la mitad de marzo y todo abril se ve impactado por los efectos de la crisis de la Gran Reclusión) y el incremento del gasto público está lejos de haber llegado a su fin. El impacto del confinamiento al paralizar los circuitos de consumo se refleja en el colapso de la demanda y, por ende, en la merma de la recaudación fiscal, lo que deviene en un déficit en el retorno de capitales al Estado y en la concreción del ciclo normal del dinero en un país donde la crisis de empleo ha trastocado todo el tejido socioeconómico español.

Según el Ministerio de Hacienda, los gastos públicos se dispararon en abril un 48,7% y los ingresos cayeron un 29,2%. Por lo tanto, el Gobierno ha tenido que ejecutar un gasto total de 200.000 millones de euros y las entradas de capital se han reducido por el orden aproximado de los 150.000 millones de euros.

Solo en abril el déficit se disparó en 13.641 millones, en términos de Contabilidad Nacional. A este ritmo la brecha presupuestaria a final de año superará los 100.000 millones de euros, los mayores números rojos desde, al menos, la crisis financiera de 2009, lo que implica que el Estado deberá llenar se vacío con una recaudación fiscal que no presione la inflación al alza sin necesidad de pedir financiamiento al Banco de España y compensar el agujero de 100.000 millones o más que la crisis dejará al final de 2020.

“En los cuatro primeros meses del año, el desequilibrio entre gastos e ingresos de todas las Administraciones públicas fue del 1,78%, el doble en términos absolutos: de 7.863 millones en el mismo período de 2019 pasó a 19.929 millones”, según los datos publicados este viernes por el Ministerio de Hacienda. Hasta marzo, el déficit conjunto de todas las Administraciones públicas, excluidos los Ayuntamientos, se situó por su parte en el 0,77% del PIB: 8.674 millones frente a los 3.693 millones de un año atrás, detalla el informe del organismo. @mundiario