Buscar

MUNDIARIO

El futuro del puerto de A Coruña sigue en el aire al no concretarse actuaciones

Una reunión multitudinaria solo ha servido para lavar la cara a un plan que no se concreta y en el que nadie, por más que se diga lo contrario, compromete presupuestos.
El futuro del puerto de A Coruña sigue en el aire al no concretarse actuaciones
Vista área del Puerto Exterior de punta Langosteira, en A Coruña.
Vista área del Puerto Exterior de punta Langosteira, en A Coruña.

Una frustrante reunión de distintas administraciones se saldó sin concreciones para asegurar el futuro del puerto de A Coruña.

La reunión, celebrada este martes en el Ayuntamiento de A Coruña, con el objetivo de impulsar acuerdos entre las administraciones local, provincial, autonómica y nacional para resolver los grandes retos del puerto coruñés y el puerto de Langosteira, solo ha servido para lavar la cara a un plan que no se concreta y en el que nadie, por más que se diga lo contrario, compromete presupuestos y proyectos específicos que den viabilidad al cacareado puerto exterior del Concello de Arteixo.

Una foto más para el álbum

​La alcaldesa de A Coruña, Inés Rey, y el concejal de Urbanismo, Juan Díaz Villoslada, representaron en esta reunión al Ayuntamiento de la ciudad (no estuvo presente en la misma ningún representante del municipio de Arteixo). Por la Autoridad Portuaria de A Coruña, su presidente, Martín Fernández Prado, y el director de la entidad, Juan Diego Pérez Freire. La Xunta envió a este encuentro a su conselleira de Infraestructuras, Ethel Vázquez, y al delegado territorial de la Xunta, Gonzalo Trenor.  Por la Diputación provincial, el presidente, Valentín González Formoso. Y por el Gobierno central, el secretario general de Infraestructuras del Ministerio de Transportes, Sergio Vázquez Torrón; la presidenta del ADIF, Isabel Pardo de Vera; el presidente de Puertos del Estado, Francisco Toledo, y la directora corporativa de Puertos del Estado, PIlar Parra. 

Once personas en torno a una mesa que en absoluto han dejado claro cuál va a ser el grado de compromiso de cada una de ellas para dar una solución de verdad verdadera –frase de los payasos de la tele– a un problema que ni los ciudadanos de Arteixo ni A Coruña se han buscado y al que ni el Ministerio de Transportes, ni el ADIF, ni Puertos del Estado, ni la Xunta encuentran una salida efectiva.

Palabras, palabras y balones fuera: el de A Coruña "es el principal puerto del noroeste español en movimiento de graneles agroalimentarios, estratégicos para un sector muy importante, el de la alimentación animal", dijo el presidente de la Autoridad Portuaria, porque el granel "mueve en torno al 70% de los productos que alimentan a la cabaña ganadera gallega". 

Tarde piache, dirá el ganadero propietario en su cuota parte de la tal cabaña, porque esta se reduce a pasos agigantados en Galicia y el resto de España, por lo que no parece el momento más indicado para sacar a relucir cifras que tampoco significan una  garantía de continuidad de futuro para un puerto al que se le escapan como por un desagüe todos los vertidos dinerarios a modo de presupuestos.

Un puerto de ciudad

He ahí la clave: el papel del puerto "de toda la vida" de A Coruña es hoy, como siempre, un "puerto de ciudad", como recordó en esta reunión a cuatro bandas el presidente de la Autoridad Portuaria, quien sacó a relucir el tan traído y llevado protagonismo de tal puerto como eje "que permitirá una profunda transformación urbanística". Nada nuevo, presidente, porque A Coruña crece si crece su puerto. Pero lo más llamativo ha sido la referencia a la "eficacia como puerto refugio" (supongo que referida a Langosteira) porque ha dado auxilio a 20 buques "con problemas o averías", evitando con ello posibles consecuencias medioambientales. Por esta regla de tres, presidente, Galicia debería disponer en este momento de al menos dos docenas de puertos refugio y ... ¿cómo catalogamos la ría de Ares, paradigma de las zonas de refugio en la comunidad gallega?. ¿Qué hacemos con el refugio de la Estaca de Bares, qué hacemos con Viveiro, con las Sisargas, con la ría de Corcubióny tantos y tantos otros?... 

El puerto local de A Coruña ha sufrido, y mucho, por accidentes como el del Erkowit, el del petrolero Urquiola (y las famosas agujas desconocidas por la inoperancia imperante de los responsables de la seguridad marítima), el del Aegean Sea... Incluso por el tan cuestionado Prestige... 

Pero el puerto como tal no tuvo culpa alguna. Siempre ha habido un culpable de esos accidentes, si bien en algunos casos ni siquiera la Justicia quiso verlo. 

También se han producido vertidos más o menos serios de materias contaminantes provocados por la actividad marítima, de las que nos hemos ido librando gracias a que esa misma actividad ha ido en declive, tal y como se evidencia en la cantidad de metros lineales de muelles libres de buques que, tanto en el puerto de A Coruña como en el de Langosteira, podemos contemplar cada día.


También puede interesarte:

A Coruña paga los platos rotos en la desavenida familia socialista gobernante

Feijóo se pone al frente de A Coruña en propuestas y reivindicaciones

Algo importante está pasando en A Coruña


Gestión económica y comercial

En el último decenio se alcanzó un récord histórico de tráficos, con cerca de 16 millones de toneladas de mercancías. Cabe pensar que las movidas entre ambos puertos. Y es de alegrarse. Ojalá se repitan e incluso incrementen las cifras, para satisfacción de todos; pero mucho me temo que tampoco aquí se puede ser muy optimista (ojalá me equivoque). Y muestra su satisfacción el presidente de la Autoridad Portuaria de A Coruña porque esta ha podido cubrir amortizaciones e intereses de los préstamos contraídos para abordar el proyecto de construcción del puerto que dicen exterior, con inversiones de más de 330 millones de euros desde el año 2012. Todo ello, sin haber "recibido ningún ingreso por las desafecciones de los terrenos" previstas. Aún así, alabado sea, "el movimiento de caja todavía permite un margen de maniobra en tesorería para tres o cuatro años más". Es de desear que se encuentre una solución para "aliviar esa tensión financiera a medio plazo y evitar problemas en el futuro". Ojalá, presidente, ojalá. 

Y ojalá encuentren ustedes, en ese diálogo al que están abiertos, alguien que ubique aquí un puerto seco en el que desembarcar carga seca procedente de, por ejemplo, el puerto de Langosteira cuando este disponga de una vía ferroviaria que los enlace y dé salida a productos en A Coruña y Arteixo desembarcados en sus puertos. Los acuerdos entre las instituciones son indispensables para ese enlace con Langosteira. Y lo dice quien  nunca ha creído en el denominado Puerto Exterior. Pero ya construido este, hay que asumirlo. Y deben hacerlo la Autoridad Portuaria, la Diputación, los concellos de A Coruña y Arteixo, la Xunta y el Ministerio de Transportes con la Dirección General de Puertos a la cabeza, siguiendo el ejemplo de Valencia que, además de flores tiene subvenciones. Y por delante de todos, la Unión Europea, cuyos fondos son, más que necesarios, urgentes. 

Definir el papel de los puertos

Punta Langosteira ha quitado y quita el sueño a muchas personas mientras se vacía, poco a poco, el puerto de A Coruña y no se llena ¡ay! el de Langostgeira.  Creo que es llegado el momento de definir el papel de cada uno de ellos y hacerlo en el marco portuario de Galicia, otorgando un papel claro, definido, a cada uno de los de interés general aquí existentes para que no ocurra con ellos lo que desde hace muchos años está aconteciendo con los tres aeropuertos gallegos, que se disputan los tráficos de viajeros y mercancías con la implicación de ayuntamientos y Xunta de Galicia.

Si no es así, tendremos que recurrir de nuevo al "tarde piaches". @mundiario