Frente a las restricciones de crédito en España, empieza a haber alternativas

La crisis del euro da lugar a muchas sombras.
¿Volverá a rodar el dinero? Parece que algo se mueve.

Las empresas miran de nuevo a la Bolsa y para los particulares se abren también nuevos horizontes financieros, a veces con la presencia de nuevos operadores en el mercado.

Frente a las restricciones de crédito en España, empieza a haber alternativas

La falta de crédito bancario colocó a las empresas españolas pero también a los particulares ante la necesidad de encontrar financiación alternativa, a riesgo de no sobrevivir en unos casos y de no seguir desarrollándose en otros. En ese sentido, los mercados de capitales y, en particular, la Bolsa se presentan como una salida para las empresas, y no solo para las grandes corporaciones, sino también para compañías medianas que pueden ir saliendo al Mercado Alternativo Bursátil, el MAB, dedicado a empresas de reducida capitalización que buscan expandirse. MUNDIARIO publicó recientemente el caso de una empresa que ya ha accedido a este mercado.

Para los particulares se abren también nuevos horizontes financieros, a veces con la presencia de nuevos operadores. Un ejemplo sería Kredito24, la filial española de la empresa alemana Kreditech Holding SSL GmbH. “Ofrecemos préstamos en tiempo récord. En 5 minutos rellenas la solicitud y será evaluada inmediatamente. Si resulta aprobada, en 15 minutos te realizamos la transferencia”, indican desde la página web de Kredito24, que está abriéndose paso en un mercado donde también hay más operadores.

Mientras, la banca tradicional comete el mismo error que en la burbuja, pero al revés: no prestar a nadie. Así lo constata Miquel Nadal, economista y exsecretario de Estado de Asuntos Exteriores entre 2000 y 2002, en un análisis que publica el diario El País.

¿Qué pasó realmente en España? ¿Quién tiene la culpa de esta crisis? El exministro socialista Jordi Sevilla cree que son muchos los responsables. Y pone un ejemplo gráfico, incluso evocador: “No conozco a nadie que haya construido un piso sin un crédito y sin una licencia municipal. Y tampoco conozco a nadie que lo haya comprado sin un crédito, sin un trabajo y sin una garantía de revalorización del piso. Tenemos que asumir que hemos vivido un espejismo y que tiene que ver con la lógica del modelo económico en que vivimos. Las crisis en el capitalismo son como las burbujas en el champán, absolutamente intrínsecas”.

Pero hay salida, como revela el libro ‘Cómo salir de esta’ (Actualia Editorial), y empieza a haber salidas, como hemos visto con algunos ejemplos concretos.

Alessandro Buzo, un escritor de la periferia brasileña, de São Paulo, sin duda uno de los símbolos de la literatura emergente de su país, suele decir que como algunos capitalizan la realidad, es preciso democratizar los sueños.

Frente a las restricciones de crédito en España, empieza a haber alternativas
Comentarios