Buscar

MUNDIARIO

Los fiscales exponen irregularidades del Banco de España en el caso Bankia

Carmen Launa ha comparecido este lunes en la Audiencia Nacional y también detalló defectos en el proceder de la Comisión Nacional del Mercado de Valores.
Los fiscales exponen irregularidades del Banco de España en el caso Bankia
Torre Bankia.
Torre Bankia.

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

El autor, HÉCTOR ANTONIO MORALES, es colaborador de MUNDIARIO. Se formó en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala. @mundiario

La fiscal Carmen Launa ha expueto su informe de acusación en el juicio por la salida a Bolsa de Bankia. Launa defendió que el ministerio público detectó "defectos" en la labora supervisora del Banco de España, aunque al final de cuentas la responsabilidad de las irregularidades apunta directamente a Bankia.

La totalidad de los acusados, expuso Launa, se han justificado durante el juicio apelando al respaldo recibido de parte tanto del Banco de España como la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), a lo cual respondieron ante la sección cuarta de la Sala de lo Penal representanes de ambas entidades.

La Fiscalía Anticorrupción considera que "quizás el supervisor hubiera tenido que requerir mayores comprobaciones y estudios" de los informes y datos que enfilaba la entidad financiera, mas la elaboración y responsabilidad de estos datos es de los administradores.

Como sea, la información con la que contaba el Banco de España no conlleva forzosamente la existencia de valaes de parte de esta institución al hecho de que Bankia se hiciera pública con cuentas falsas, por lo que procede el reproche penal es exclusivamente para los acusados.

Tampoco se le puede atribuir ninguna responsabilidad a la CNMV, ya que "en principio no podía conocer ni corroborar los estados financieros incorporados al folleto" y que, siempre de acuerdo a Launa, "exigió más allá de lo exigible, de hecho, porque pidió que figuraran las cuentas de las siete cajas".

Ante todo esto, los fiscales estiman que la comisión "cumplió con sus funciones de transparencia, pues no era su labor comprobar la exactitud contable".

Muchos de los responsables de ambas instituciones ya fueron en su momento considerados investigados en la fase de instrucción, una situación que luego terminó siendo suspendida por Fernando Andreu, juez instructor, lo cual a la larga fue confirmada por la misma sala de lo Penal.

Aquello fue a raíz de la "irrelevancia penal", puesto que las actuaciones fueron exclusivamente de los administradores.

Otra sesión para la Fiscalía

Este juicio se reanudó el lunes en la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares, Madrid, y se presentaron las conclusiones finales de parte de las acusaciones. Se esperaba que Launa concluyera su intervención, cuatro sesiones después de que la iniciara para defender su escrito, en el cual extendió la acusación y llegó a incluir el delito de falsedad contable por las cuentas de BFA y Banka en 2011.

El lunes de la semana pasada, la fiscal explicó que los testimonios de acusados, testigos y peritos así como las nuevas pruebas documentales la hicieron confirmar sus premisas iniciales, demostrando que tanto el expresidente de la entidad, Rodrigo Rato, como su exconsejero delegado Francisco Verdú, estaban al tanto de la existencia de irregularidades contables.

Launa compareció para explicar que los altos mandos de Bankia habían omitido deterioros de hasta 5.000 millones de euros en las cuentas consolidadas un año antes de salir a Bolsa y defendió que la extensión de su acusación no vulneraba el derecho de defensa de los acusados, tal y como alegó en su momento la defensa de Rato, puesto que algunas de las modificaciones fueron avanzadas como cuestión previa en lo que calificó como "alarde de transparencia" y las demás no fueron más que consecuencia de las pruebas desarrolladas en el plenario.

Un día después, su comparecencia giró en torno a José Luis Olivas, pues éste, explicó, sabía que el "incorrecto" cómputo de capital en Bancaja, como resultado del dividendo-swap (que es cobrar el dividendo en acciones) de Picton y Deutsche Bank, sería trasladado luego a BFA tras integrar las siete cajas en el Sistema Institucional de Protección (SIP).

De igual forma, Launa explicó que la iniciativa de Banka se hiciera pública en julio de 2011 fue tomada en exclusiva por los miembros del consejo, especialmenre Rato y Olivas, quienes llegaron a anunciar la operación antes de solicitar la autorización del Banco de España.

Trabas a Deloitte

Al final, la semana terminó con la justificación el miércoles de la solicitud de condenas para el comité de auditoría y cumplimiento, el interventor general de Bankia Sergio Durá y Miguel Ángel Soria, director de auditoría interna.

De acuerdo a la fiscal, entre ambos se encargaron de poner obstáculos a la labor de auditoría para retrasar la aportación de información que exigió el auditor externo Francisco Celma y atrasar lo más posible el afloramiento de unos deterioros latentes desde la formación del SIP del que estaban "perfectamente" al tanto a fin de que no pudieran registrarse en las cuentas de 2011 y formuladas para marzo de 2012.

Aquello causó que, tras el reordenamiento, las pérdidas fijadas de BFA en 2011 se elevaran de 30 a 4.952 millones de euros y el beneficio de Bankia se convirtiera en pérdidas de 2.979 millones de euros desde un beneficio de 309 millones.

De paso, Launa imputó el delito de falsedad contable a los comités de auditoría y cumplimiento de Bankia y BFA por su responsabilidad en la elaboración de información regulada y revisión de las cuentas, explica El País.

Launa explicó que Celma les informó de la necesidad de actualizar las tasaciones inmobiliarias y ajustarlas a las normas que rige el Banco de España, a lo que hicieron caso omiso. A la vez, las cuentas formuladas en marzo de 2012 fueron firmadas por los consejeros, mas nunca fueron entregadas al auditor externo, lo cual bloqueó la emisión del informe de auditoría de parte de la firma Deloitte.

A raíz de eso, Launa cree que los consejeros formularon las cuentas conscientes de que no estaban transmitiendo la realida del banco, puesto que no reflejaban aquéllas las peticiones que les había trasladado el autor.

Launa repasó los hechos que rodearon la publicación de las cuentas del ejercicio de 2011, las cuales sí fueron enviadas a la CNMV pero sin el respectivo informe de auditoría, y los motivos que desataron la reformulación de estas cuentas en mayo, luego de que Rato dejara su puesto como mandamás de Bankia.

Con esto, Launa deberá cerrar con la exposición de su informe final, y con eso empezar la presentación de las conclusiones finales del resto de acusaciones particulares y populares.

Por último, tocará la palabra a las defensas, e incluso tal vez de los acusados, y con ello el juicio quedará a la espera de la sentencia. @mundiario