Buscar

MUNDIARIO

Las Fintech reinventan la economía con modelos socialmente responsables

España cuenta con una de las comunidades Fintech más numerosa en Europa, representando casi el 15% del total de compañías del continente, pero se enfrenta al reto de incrementar el tamaño de las mismas.
Las Fintech reinventan la economía con modelos socialmente responsables
Mapa de las Fintech en España. / Finnovating
Mapa de las Fintech en España. / Finnovating

La sociología es la ciencia que estudia la estructura y funcionamiento de las sociedades humanas, según la RAE. La sociología del movimiento obrero no se explica sin la revolución industrial; la transformación digital de la industria financiera, tampoco se puede explicar sin el auge de las Fintech.

Inicialmente llegaron como un fenómeno tecnológico y de agregación de servicios financieros, muchas para dar respuesta a la demanda y el comportamiento de las personas que no compartían los valores y visión de negocios de los players de la industria bancaria tradicional. No obstante, en su andadura las Fintech han demostrado ser capaces de reinventar la economía con modelos socialmente responsables, que están generando un impacto social significativo.

Se trate de un ecosistema disruptivo marcado por un nuevo escenario tecnológico, en el que hablamos de reconocimiento facial, la huella digital, de tecnologías emergentes como blockchain, de un mundo criptodivisado y algoritmizado. Vivimos un gobierno de los datos y de la inteligencia artificial en el que resulta cada vez más importante la experiencia de usuario.

Desde luego hay múltiples razones para hacer un análisis sociológico de las Fintech, por los beneficios que están generando a la sociedad: ayudando a las personas a gestionar sus ahorros e inversiones de manera altruista, con formatos inclusivos y a través de una banca abierta.

Las Fintech están mejorando la experiencia cliente con mayor agilidad y reducción de costes. Además, están aportando soluciones para que gente sin posibilidad de acceder a una financiación hipotecaria, pueda encontrar una solución para establecer la compra futura de una vivienda, con la generación de un menor impacto medioambiental ya que con el uso de la tecnología se produce una menor explotación de recursos naturales; incluso el uso masivo de la identidad digital, desarrollada por algunas Fintech, pueden ayudar a aflorar economías sumergidas; por enumerar algunos ejemplos de las bondades sociales de este ecosistema.

Frente a la Covid-19

El comportamiento de las Fintech en esta crisis derivada de la Covid-19, es digno de resaltar. A pesar, de que algunas se están quedando por el camino asfixiadas por la financiación, un informe reciente de Qonto, destaca que “las Fintech se posicionan como la alternativa perfecta frente a la nueva realidad posCOVID”.

En este sentido, hay que destacar Fintech españolas exitosas que están contribuyendo a construir economías honestas y sostenibles a través de la innovación más allá del ámbito financiero:

1. La Bolsa Social, empezará a realizar sus primeras inversiones en los sectores de la moda sostenible, la agricultura y la tecnología aplicada a la salud. Liderada por José Moncada, elegido entre los 130 líderes que ayudarán al Gobierno a reflotar España de la crisis Equipo País.

2. La empresa aragonesa Pensumo, especializada en desarrollar soluciones ciudadanas para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) marcados por la ONU para 2030. Ha sido incluida en el programa Horizonte 2020 (Programa

Marco de Investigación e Innovación de la Unión Europea) en el topic “Sociedades inclusivas, innovadoras y reflexivas”, obteniendo fondos para desarrollar su plataforma y hacer más accesible el ahorro, modelando un sistema de pensiones sostenible. Liderada por José Luis Orós, ha lanzado iniciativas como “Pensión por Consumo” y “'Recicla y suma”, una aplicación que recompensa económicamente al consumidor dependiendo del tipo de reciclaje, la frecuencia y la campaña.

3. Clarity AI ayuda a fondos de inversión a invertir con criterios sostenibles, provee de calificaciones que miden impacto en los ODS y la huella de carbono. Esta Fintech comunicaba que “ha ganado peso como herramienta de referencia entre las firmas inversoras para la inversión bajo criterios ambientales, sociales y de buen gobierno (ASG), que se ha beneficiado de una menor volatilidad durante la crisis del coronavirus”.

4. 2gether, plataforma financiera especializada en trading en criptodivisas, ha implantado con éxito su modelo en 22 países de Europa y considera “que la economía descentralizada es una oportunidad de transparencia, seguridad e independencia que puede transformar el sistema económico. Pero no será real a menos que construyamos formas simples, honestas y seguras de que la sociedad interactúe con esta nueva frontera”, explica su CEO, Ramón Ferraz.

5. Lendmarket, la primera plataforma en España de Mercado Secundario de Deuda Corporativa que facilita la posibilidad de invertir en Fondos de Direct Lending y en Activos de Plataformas de Crowdlending e Invoice Trading, que hasta la fecha únicamente los inversores institucionales podían acceder. De esta forma, contribuyen a generar mayor liquidez a fondos de deuda privada y plataformas para que puedan financiar más empresas en su mercado primario, en un entorno de recesión en el que han desaparecido más de 91.000 empresas en España por la crisis del coronavirus, según las estadísticas de la Seguridad Social, a cierre de junio.

Luces y sombras

Según el último informe de Fintech Investment Europe, España se posicionó como quinto país de Europa en inversión Fintech, con €245MM de euros, a cierre de 2019. Por su parte, la patronal AEFI, dibujaba este año un sector con más 700 compañías que sitúa a España entre los 10 mayores ecosistemas mundiales, creando más de 5.000 empleos directos y de alta cualificación y que podría generar más de 1.000 millones de euros en inversión anual en la próxima década.

Rodrigo García de la Cruz, presidente de la AEFI. / Mundiario

Rodrigo García de la Cruz, presidente de la AEFI. / Mundiario

Pero seamos honestos: hay luces y sombras. “España cuenta con una de las comunidades Fintech más numerosa en Europa, representando casi el 15% del total de compañías del continente, pero se enfrenta al reto de incrementar el tamaño de las mismas y el acceso a la financiación (apenas representa el 3% del total), en un escenario actual donde muchas compañías corren el riesgo de desaparecer”, matizan desde la asociación presidida por Rodrigo García de la Cruz.  

También están las sombras derivadas de la Covid-19. La OCDE sitúa a España entre las economías más rezagadas con la crisis sanitaria y, las inquietantes regulaciones no acaban de permitir a consumidores e inversores ver de manera cristalina el ecosistema Fintech.

Las legislaciones ayudan a moldear la vida económica, sus avances implicarían múltiples ventajas para el desarrollo del sector Fintech y desde el punto de vista sociológico sus progresos podrían contribuir a tener un mayor impacto de este ecosistema a la sociedad.

Nigel Green, fundador y director ejecutivo del Grupo deVere, una de las mayores organizaciones independientes de servicios financieros y de asesoramiento del mundo, considera que “no hay que dejar pasar la oportunidad de defender y mejorar la transformación de las empresas, que se ha denominado la Cuarta Revolución Industrial”.

España tiene la oportunidad de digitalizar su economía si cumple la Agenda Digital 2025, que tiene el objetivo de impulsar la transición digital en el país a través de 50 medidas que movilizarán 140.000 millones de euros en inversión pública y privada. El desafío es no perder el tren empezando con esta recesión que ya pasa una factura histórica. @mundiario