Buscar

MUNDIARIO

Europa abrirá una línea de crédito de hasta 240.000 millones de euros por el coronavirus

Esta cifra equivale al 2% del PIB de la zona euro y es también el límite que podrían alcanzar los préstamos por país en función de su PIB, valorado en unos 18,8 billones de dólares
Europa abrirá una línea de crédito de hasta 240.000 millones de euros por el coronavirus
El presidente del Eurogrupo, Mario Centeno, también ministro de Finanzas de Portugal / AFP.
El presidente del Eurogrupo, Mario Centeno, también ministro de Finanzas de Portugal / AFP.

Firma

Ricardo Serrano

Ricardo Serrano

El autor, RICARDO SERRANO, colaborador de MUNDIARIO, es un periodista venezolano especializado en política y economía con experiencia en diversos periódicos de Venezuela y un portal web de Argentina. @mundiario

El Viejo Continente apuesta por el financiamiento fresco, inmediato y voluminoso para aliviar el impacto social y económico de una crisis sanitaria que tomó por sorpresa a uno de los bloques geopolíticos más poderosos del mundo y que, en teoría, cuenta con un sistema multidimensional sólido (salud, gobiernos, empresas, bancos), pero que ahora flaquea por la magnitud de la pandemia de coronavirus que azota al planeta.

Y es que el presidente del Eurogrupo, el portugués Mario Centeno, afirmó este viernes que "se activará y abrirá a todos los países" una línea de crédito de hasta 240.000 millones de euros" a través del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), en una entrevista con varios periódicos europeos.

Esta medida complementa el paquete de liquidez de 750.000 millones de euros que el Banco Central Europeo (BCE) aprobó hace un mes con el objetivo de garantizar la solvencia, la actividad y el consumo en las economías europeas en medio de la contingencia sanitaria. Es por ello que un total de 990.000 millones de euros, en sus respectivos tramos por separado, inundarán de liquidez a la eurozona en una cruzada empresarial, institucional y gubernamental sin precedentes en la historia del bloque para evitar que la UE caiga en una espiral de recesión prolongada. 

Esta cifra equivale al 2% del PIB de la zona euro y es también el límite que podrían alcanzar los préstamos por país en función de su PIB, valorado en unos 18,8 billones de dólares, un billón menos que el PIB de EE UU, la primera economía del mundo, denominado en 19,3 billones de dólares. 

"No tendría sentido vincular una crisis pandémica a un programa de privatizaciones o a una reforma del mercado laboral", dijo Centeno, en una entrevista publicada este sábado en varios periódicos, entre estos el francés Le Figaro y el español El País, antes de una reunión el martes por videoconferencia de los ministros de Finanzas.

Centeno se refiere a que la mejor manera de atender esta crisis no es mediante la ejecución de medidas de concentración del capital en un grupo reducido de élites financieras o conglomerados empresariale para ahorrarle gastos a los Estados, sino que la clave está en el financiamiento comunitario con un estricto sentido de la diplomacia y los valores geopolíticos de solidaridad e integración en los que se sostiene la esencia, la naturaleza y el proyecto de la Unión Europea. 

El MEDE se creó en 2012 durante la crisis de la deuda de la zona euro para ayudar a los Estados con problemas de financiamiento en los mercados. Este sistema consiste también en un salvavidas financiero que actúa como fondo mancomunado de emergencia y servicio de deuda local sin la necesidad de que los países deban recurrir al mercado internacional de deuda y a los acreedores agrupados en fondos de inversión y tenedores de bonos en las potencias privadas de las finanzas mundiales JP Morgan, Goldman Sachs, y Lehman Brothers. En teoría, los beneficiarios deben aplicar reformas, a veces dolorosas, como en el caso de Grecia.

"Habrá alguna forma de condicionamiento. Pero el MEDE está dispuesto a desvincular sus líneas de crédito de la lógica de la crisis de la deuda soberana", afirmó Centeno, ministro portugués de Finanzas. @mundiario