Buscar

MUNDIARIO

La estrategia autonómica, clave para que los ayuntamientos contribuyan a crear empleo

¿Qué pueden hacer los ayuntamientos de ciudades como A Coruña para favorecer que haya más puestos de trabajo? Mucho. Pero necesitan recursos, programas a medio plazo, margen de actuación y otro tipo de colaboración entre las administraciones públicas.
La estrategia autonómica, clave para que los ayuntamientos contribuyan a crear empleo
Palacio Municipal de A Coruña en la plaza de María Pita.
Palacio Municipal de A Coruña en la plaza de María Pita.

Eva Martínez Acón

Concejala en el Ayto de A Coruña.

Vicenç Navarro, en su artículo titulado ¿Qué pueden hacer los ayuntamientos para crear empleo?, publicado en julio del 2017 en el diario Público, ya reflexionaba acerca del papel de los ayuntamientos, que siendo, como son, la administración más próxima a la ciudadanía, sin embargo, son los que menos poder tienen. El autor señalaba que la estructura jerarquizada de poder institucional limita la toma decisiones que afectan al bienestar de la población. Una de estas limitaciones está en el ámbito del empleo cuyas competencias son autonómicas. Pese a ello, los ayuntamientos llevan años desarrollando una intensa labor de inserción laboral con recursos propios y resultados exitosos, orientando su trabajo, principalmente, a los colectivos más vulnerables que provienen, muchas veces, de servicios sociales. Esa labor la desarrollan con gran implicación, equipos de profesionales muy cualificados que realizan funciones desde la orientación laboral a formación, con itinerarios de inserción laboral para conseguir un trabajo que les devuelva la autonomía y la dignidad.

Si de algo ha servido la crisis de la Covid-19 es para poner en valor a los ayuntamientos como la administración que ha dado respuesta inmediata en esta situación de máxima urgencia. Y esta respuesta se tradujo en A Coruña con la puesta en marcha de un plan de reactivación económico y social que contempla la cobertura de las necesidades básicas desde servicios sociales hasta aliviar los gastos corrientes de las empresas con subvenciones a fondo perdido que vieron parada su actividad de un día para otro. Sin embargo, se prevén unos meses difíciles con el temor ciudadano –perfectamente entendible- de nuevos rebrotes que ha lastrado la reactivación económica, con autoconfinamientos, en muchos casos por miedo y austeridad en el consumo ante la incertidumbre laboral. En este escenario es fundamental el papel de los ayuntamientos y de las concejalías de Empleo.

La relación con el ámbito autonómico

Si ya antes de la crisis, la labor de los ayuntamientos ya era muy necesaria, hoy más que nunca, deben tener margen de actuación y flexibilidad para poder tomar decisiones rápidas en un escenario cambiante. Y ahí es donde es clave un cambio de relación con la Consellería de Emprego, a fin de establecer, al menos en los ayuntamientos más grandes, un acuerdo-marco que permita que puedan desarrollar políticas activas de empleo con planes a medio plazo coordinados con el gobierno autonómico.

La experiencia acumulada, el conocimiento de las peculiaridades de cada concello, necesidades y demandas detectadas por las prospecciones realizadas desde el servicio municipal de empleo, la labor de intermediación entre demandantes y oferentes, la oferta de formación existente en cada lugar… son factores a tener en cuenta para ser coprotagonistas en el diseño de políticas activas de empleo y que se ha obviado siempre por la administración autonómica. Pese a no tener competencias, los ayuntamientos han demostrado ser competentes en la lucha contra el paro y consecución de empleo de calidad. Tampoco se comprende que las administraciones públicas deban optar como cualquier entidad privada a las posibles subvenciones que convoque la Consellería de Emprego para desarrollar políticas de empleo en su territorio.

Incierto futuro

El futuro es incierto y desconcertante. La previsión no es positiva. A Coruña es, por ejemplo, la provincia gallega en la que más ha subido el desempleo en el último mes. La campaña estival no ha sido un estímulo para la contratación y los rebrotes han supuesto un estancamiento en la reactivación económica. Hoy, más que nunca, necesitamos tener recursos para trabajar de la mano con las demás administraciones, en medidas que eviten que el desempleo siga creciendo, se cierren negocios, empresas…

Los ayuntamientos de grandes ciudades llevan muchos años gestionando programas integrales de empleo financiados por el Fondo Social Europeo, programas de duración de al menos 3 años lo que permite cierta estabilidad en el tiempo para conseguir la inserción laboral a través de itinerarios personalizados. De estos programas marco pueden depender, además, otros proyectos de promoción de empleo, de información y orientación laboral donde haya personal de referencia para las personas desempleadas todo el año.  El planteamiento actual de concurrencia competitiva hace difícil la programación de acciones de promoción del empleo que realmente están insertando a personas desempleadas en el mercado laboral.

Agilidad y unidad

Hoy más que nunca debemos plantear procedimientos ágiles para la toma de decisiones en un escenario cambiante, con adaptación rápida de la formación a las ofertas laborales, con colaboración entre administraciones y programas estables en el tiempo. Solo así, todas juntas, podremos empujar a una pronta recuperación social, económica y sanitaria de una crisis que ha paralizado el mundo.

¿Qué pueden hacer los ayuntamientos para crear empleo? Mucho. Pero necesitamos recursos, programas a medio plazo, margen de actuación y colaboración entre administraciones. @mundiario