73 eurodiputados exigen formalmente la renuncia de Jeroen Dijsselbloem

Jeroen Dijsselbloem (primer plano), presidente del Eurogrupo.
Jeroen Dijsselbloem (primer plano), presidente del Eurogrupo.

73 diputados de la Eurocámara han firmado una carta para exigir la renuncia del líder del Eurogrupo tras sus lamentables burlas en un diario alemán.

73 eurodiputados exigen formalmente la renuncia de Jeroen Dijsselbloem

Los diputados de la Eurocámara se han sublevado contra el mandamás del Eurogrupo, el neerlandés Jeroen Dijsselbloem. Un total de 73 legisladores, casi en su totalidad integrantes del Partido Popular Europeo (PPE), han firmado una carta en la que exigen la renuncia del político tras haber asegurado que los funcionarios de los países del Sur de Europa se gastan su dinero "en alcohol y mujeres". "Muchos de nosotros no nos sentimos representados por usted desde que conocimos sus comentarios. Por eso le pedimos con respeto que se disculpe y dimita de su puesto actual", escribió Europa Press en su portada digital.

La comisiva va firmada por legisladores de 15 país, la mayoría de ellos de España, Italia y Portugal, explica El País. Dentro de ellos se encuentra también Manfred Weber, jefe del PPE en la Eurocámara, así como algunos otros de los grupos Socialista y Demócrata, e Izquierda Unitaria Europea. El PPE, promotor de esta insurgencia, no ha sido capaz de conglomerar a la mayoría de las voces: la cantidad de parlamentarios que exigen su caída no llegan al 10% de los 751 escaños de la cámara, en la que ese partido tiene 217.

No obstante, eso no significa que los demás partidos apoyen su continuidad: por ejemplo, Izquierda Unitaria Europea demandará al presidente del Legislativo continental, Antonio Tajani, que comparezca respecto a este tema, según explica El País, y los socialistas españoles y su grupo parlamentario exigieron ya su renuncia hace unos días. "No nos vamos a sumar a la carta porque es una estrategia del Partido Popular para colocar a Luis de Guindos en su puesto. Queremos que dimita Dijsselbloem y se cambie por un representante socialdemócrata", cita El País a sus fuentes en la delegación socialista.

Este tema viene desde la semana pasada, cuando el político neerlandés se burló de los funcionarios de los países de Europa del Sur en declaraciones hechas al Frankfurter Allgemeine Zeitung de Alemania. "En la crisis del euro, los países del Norte han mostrado su solidaridad. Pero quien exige ayuda también tiene obligaciones. No puedo gastarme todo mi dinero en licor y mujeres y a continuación pedir ayuda", dijo en referencia a los países del Sur del Viejo Continente.

Sus palabras agitaron las aguas y se han cebado con su propia legitimidad para seguir al frente del Eurogrupo, institución que reúne a los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona. De momento, Dijsselbloem no se ha inmutado en disculparse y tan sólo ha insistido, de forma poco convincente, de que todo se trata de un gran malentendido. El holandés no ha dado ningún atisbo de renuncia pese a las insistencias que le han llegado de varios sectores, incluidos muchos del partido socialdemócrata, del que es miembro.

La principal queja de los firmantes de esta comitiva es que el directivo nunca tuvo la intención de disculparse. "Tuvo la ocasión de rectificar en el Parlamento Europeo, pero en lugar de pedir perdón, ha defendido que el problema es que no entendemos la forma de hablar directa de la cultura calvinista. En nuestra opinión, la cultura calvinista no tiene nada que ver con el desdén a otra gente", se lee en el documento anunciado por Europa Press.

73 eurodiputados exigen formalmente la renuncia de Jeroen Dijsselbloem
Comentarios