Esta crisis es diferente, por lo que no valen los remedios aplicados a otras crisis

Antón Costas, a la derecha, en la presentación del libro Cómo salir de esta en Barcelona, junto a la periodista Julia Otero y el autor. / Mundiario
Antón Costas, a la derecha, en la presentación del libro 'Cómo salir de esta' en Barcelona.
El origen de esta crisis está en dos burbujas —de crédito e inmobiliaria— que, al explotar, dejaron millones de familias y empresas sobreendeudadas. ¿Hay alternativa ahora a los recortes?
Esta crisis es diferente, por lo que no valen los remedios aplicados a otras crisis

Esta crisis económica es diferente, por lo que no valen los remedios aplicados a otras crisis más convencionales. Su origen está en dos burbujas —de crédito e inmobiliaria— que, al explotar, dejaron millones de familias y empresas sobreendeudadas. "El mejor conocimiento económico disponible —explica el profesor Antón Costas— nos dice que estas crisis son duras y duraderas, pero que se pueden alargar más si nos ponemos a excavar en el fondo. Y eso es lo que ocurre con los recortes".

España forma parte de una unión monetaria europea a la que le transfirió instrumentos muy potentes: la política monetaria, financiera y cambiaria. Son palancas esenciales e insustituibles para enfrentarse a una crisis de activos y de sobreendeudamiento como es esta. "Si estamos en una unión —subraya este catedrático de la Universidad de Barcelona—, la salida a la crisis es cosa de dos. No se trata de implorar ayuda, sino de exigir que cada parte haga el trabajo que le corresponde".

"Si se aceptan esas dos premisas, la alternativa a los recortes es posible", afirma Antón Costas, cuyos planteamientos podrían ser compatibles con otras muchas medidas que también están en la agenda de todos, aunque no siempre con las mismas buenas intenciones. Un buen ejemplo sería el saneamiento de las finanzas públicas mediante el ajuste de los excesos cometidos en todo tipo de administraciones; no solo las autonómicas, como a veces se quiere hacer creer.

Esta crisis es diferente, por lo que no valen los remedios aplicados a otras crisis
Comentarios