Buscar

Los españoles pierden el miedo a las tarjetas 'contactless'

Más de la mitad de los pagos que se realizan con tarjeta en España son contactless.

Los españoles pierden el miedo a las tarjetas 'contactless'
Tarjeta de crédito. / Pixabay.
Tarjeta de crédito. / Pixabay.

Firma

HelpMyCash

HelpMyCash

HELPMYCASH es una firma de analistas de productos financieros (cuentas, depósitos, tarjetas, hipotecas...) que colabora en @mundiario

Más de la mitad de los pagos que se realizan con tarjeta en España son contactless.

El 57% de los pagos que se hacen con tarjetas Mastercard en España son contactless, de acuerdo con un estudio publicado recientemente por el proveedor de servicios de pago. En Europa la cifra baja hasta el 48%.

El crecimiento de esta tecnología es vertiginoso. En España, los pagos contactless han crecido un 80% en lo que va de año. El éxito se extiende a todo el continente: desde principios de año el aumento de estas transacciones en Europa ha sido del 97%.

El incremento interanual es todavía más revelador. De acuerdo con Mastercard, países como Albania, Chipre, Moldavia, Lituania o Suecia han experimentado un crecimiento de más del 1.500% de un año a otro. En otros estados la cifra es más modesta, aunque sigue siendo elevada: 848% en Estonia, 401% en Bélgica, 227% en Alemania…

Para el 25,8% de los españoles las tarjetas contactless de crédito y débito ya son su medio de pago favorito, frente a un 28,7% que aun tiene predilección por el dinero en metálico para pagar sus compras. No obstante, la predilección por las tarjetas en su conjunto supera con creces a la del dinero en metálico: el 66,3% de los españoles prefiere pagar con tarjeta que con efectivo (40,5% con tarjeta tradicional y 25,8% con tarjeta contactless).

Los datos de Mastercard revelan diferencias notables entre ciudades. Los ciudadanos de Bilbao son los que menos confían en el contactless: el 48% prefiere las tarjetas tradicionales y un 30% se queda con el efectivo, mientras que solo un 17% opta por el contactless. Por el contrario, para el 35% de los barceloneses el pago sin contacto es su medio preferido (el 39% opta por las tarjetas tradicionales y un 20% por el efectivo como método de pago preferido).

Sean contactless o no, lo cierto es que los pagos electrónicos tienen cada vez más peso en nuestra sociedad. Aunque no por igual en todos los sectores, según Mastercard. Mientras que en los cines y teatros y en los comercios minoristas más del 60% de los pagos que se efectúan son electrónicos, en las máquinas expendedoras solo el 8% de los pagos lo son.

Por detrás de cines, teatros y tiendas se encuentran restaurantes (59,6%), el servicio de Metro (45%), los parkings (40,7%), los parquímetros (30,1%), los taxis (25,5%), los bares(24,6%), el autobús (20,2%) y por último las ya mencionadas máquinas de vending.

¿Qué bancos ofrecen tarjetas 'contactless' en España?

Casi todos. El 75% de las tarjetas de débito disponibles en España incluyen la tecnología contactless, según un estudio realizado por los expertos del comparador de productos financieros HelpMyCash.com el pasado mes de febrero. Pero hay más: del total de las tarjetas de débito con tecnología sin contacto, más de ocho de cada diez son gratuitas, por lo que ya no hay excusa para no disponer de uno de estos plásticos.

La tecnología contactless se ha impuesto, a pesar de haber tenido que luchar contra los más agoreros, que aseguraban que estas tarjetas eran un peligro andante. Mastercard afirma que “debido al incremento de pagos contactless, ha aumentado la familiaridad y confianza de los usuarios, que ahora apuestan por esta tecnología como una forma de pago igual de segura o más que las formas tradicionales”.

La idea de que alguien pueda ir armado con un datáfono y robarnos 20 euros (las compras por debajo de 20 euros no requieren que el  titular ponga el pin de la tarjeta) ha quedado desacreditada. Aunque en su momento cundió el pánico y fueron muchos los usuarios que desconfiaron de este innovador sistema de pago, lo cierto es que no era más que un bulo. Básicamente, porque todos los TPV están asociados a una cuenta corriente y a una persona, por lo que saber quién ha realizado el cobro sería muy fácil. Además, la potencia de la tecnología NFC no es tanta como para que un datáfono pueda leer los datos de una tarjeta embutida en una cartera con otros tantos plásticos que, a su vez, está en un bolso o un bolsillo. Por no hablar de que los TPV portátiles necesitan cobertura.

Pero el miedo es difícil de sortear. Para ponerle freno, la Guardia Civil tuvo que salir en febrero de 2016 a desmentir por Twitter el bulo del robo con datáfonos en el metro. En cualquier caso, si desconfiamos de este sistema de pago siempre podemos recurrir a las propias medidas de seguridad extra que ofrece la banca como, por ejemplo, apagar las tarjetas siempre que no se usen a través de la app del banco, solicitar que siempre se nos pida el pin, incluso si el importe es inferior a 20 euros, y activar las alertas (avisos cada que vez que se realiza un pago). @mundiario