España impulsa la internacionalización para consolidar su crecimiento

internacionalizacion_espana
Carga de contenedores en el puerto de Las Palmas de Gran Canaria. / Pixabay

La Estrategia de Internacionalización de la Economía Española 2017-2027 se plantea decenal y se concreta a través de planes bienales, el primero para 2017-2018. Pretende consolidar la aportación  del sector exterior al crecimiento para que se convierta en un fenómeno estructural y siga contribuyendo a crear empleo.

España impulsa la internacionalización para consolidar su crecimiento

El pasado 8 de septiembre se hacía pública la Estrategia de Internacionalización de la Economía Española 2017-2027. La estrategia se plantea decenal para permitir una planificación a largo plazo y ser independiente de la orientación política del Gobierno, tal como reclama el sector privado. Se concretará a través de planes bienales, adaptados a las circunstancias del comercio mundial en cada momento. De hecho, el primer Plan de Acción Bienal (2017-2018) está ya incluido en el documento.

El sector exterior ha sido fundamental para el crecimiento de la industria española y para superar la crisis económica, alcanzándose un máximo histórico de exportaciones en 2016. El grado de internacionalización de España ha aumentado aproximadamente 8 puntos (las exportaciones de bienes y servicios se han incrementado del 25% del PIB en 2008 al 33% en 2016).

Como se indica en su resumen ejecutivo, la Estrategia busca consolidar la aportación  del sector exterior al crecimiento económico para que se convierta en un fenómeno estructural y siga contribuyendo a crear empleo. El balance positivo de 2014 marcó un punto de inflexión, no ocurría desde hace 25 años, y el sector exterior se ha configurado como motor de salida de la crisis.

Estos resultados positivos se explican, según el documento, por una mejora de competitividad de la economía española producida entre 2008 y 2015, relacionada no solo con el precio, sino también con factores como la especialización sectorial o geográfica, la complejidad o conectividad sectorial. En el índice Doing Business 2017 España ocupa la posición 32ª, habiendo escalado 20 puestos en tan solo 3 años.

La Estrategia de Internacionalización incorpora una amplia variedad de campos de actuación e identifica áreas geográficas y sectores con gran potencial de expansión exterior y efecto arrastre sobre la economía española. Su fin es maximizar la eficiencia en el empleo de los recursos. Los planes de acción bienales son los que incorporan las medidas concretas para apoyar a los exportadores y atraer inversión hacia España.

Análisis de la economía española en materia de internacionalización

El documento incluye un análisis de la situación de la economía española en materia de internacionalización, identificando fortalezas y debilidades.

Una de las principales debilidades es la concentración de la exportación en un número demasiado pequeño de empresas y los bajos niveles de exportación de la pequeña y mediana empresa. Otra es la poca diversificación de los mercados de destino, en 2016 el destino principal fue la Unión Europea, con un 66,3% de las exportaciones. En cambio se consideran escasas las destinadas a aquellos países que mayor crecimiento de importaciones han experimentado, como Rusia, China, Turquía, Brasil o Marruecos. Lo mismo sucede con los 3 mercados que concentran el 30% de las importaciones mundiales, Estados Unidos, Japón y China. Por último, una debilidad que también se debe reseñar por su importancia de cara al futuro, el nivel medio del contenido tecnológico de las exportaciones no es todavía lo suficientemente alto o medio.

La inversión española en el exterior ha repuntado en los últimos años, hasta 2016 que ha disminuido sustancialmente. La Unión Europea (44,9%) e Iberoamérica (28,8%) son los principales destinos, siendo las actividades financieras y de seguros (40,2%) y la industria manufacturera (15,9%) los principales sectores.

En cuanto a la inversión extranjera en España, tras la crisis económica, inicia un periodo de recuperación. El documento lo considera un capítulo muy importante por sus efectos sobre la creación de empleo y en general el impulso de la competitividad. Estados Unidos (14,4%) y Reino Unido (12,8%) son los países con mayor posición inversora. Además se detecta una tendencia de fondos soberanos de invertir en España, atraídos por las señales de la recuperación económica.

Entre los riesgos que detecta el documento destacan las tendencias proteccionistas que pueden iniciar el Brexit o la retirada de Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico y también, por supuesto, un posible aumento del precio del petróleo, que evidencia la dependencia energética de España.

Líneas de acción para optimizar la contribución del sector exterior

A partir del análisis se identifican objetivos y líneas de acción prioritarias para maximizar la contribución del sector exterior al crecimiento y al empleo. Según la OCDE, 4,6 millones de empleos dependen del sector exterior, un 25% del total.

La Estrategia se articula en torno a seis ejes principales:

1. Apoyar la internacionalización, considerando las necesidades y perfil de las empresas.

2. Incorporar la innovación, la tecnología, la marca y la digitalización a la  internacionalización.

3. Desarrollar el capital humano para la internacionalización, atrayendo talento y mejorando la formación, en materia de acceso a los mercados exteriores.

4. Aprovechar las oportunidades de negocio de la política comercial común y de las instituciones financieras y organismos multilaterales.

5. Potenciar la captación y consolidación de la inversión extranjera de alto valor añadido.

6. Reforzar la coordinación y complementariedad de acciones entre todos los actores públicos y privados relevantes en materia de internacionalización.

Tras la definición del marco decenal, el documento se centra en las actuaciones propuestas dentro del plan de acción bienal 2017-2018, identificando instrumentos para su ejecución, como diferentes programas de iniciación a la exportación, de fomento de la colaboración, de promoción comercial y diferentes herramientas de financiación de la internacionalización.

Por último, la Estrategia incorpora un ejercicio de evaluación para hacer seguimiento y revisar el grado de ejecución de las medidas de los planes bianuales. Esto permitirá incorporar nuevos indicadores y servir de base para la elaboración de los nuevos planes.

España impulsa la internacionalización para consolidar su crecimiento
Comentarios