Buscar

MUNDIARIO

¿Es posible vender una vivienda tras un divorcio si hay hijos de por medio?

La venta de la vivienda es una solución habitual en un divorcio, pero si hay niños menores de edad, es probable que se necesite el visto bueno de un juez.
¿Es posible vender una vivienda tras un divorcio si hay hijos de por medio?
vender piso en un divorcio / Pixabay
vender piso en un divorcio / Pixabay

HelpMyCash

Redacción de HelpMyCash.com

La venta de la vivienda es una solución habitual en un divorcio, pero si hay niños menores de edad, es probable que se necesite el visto bueno de un juez.

Un divorcio es una situación compleja, tanto desde un punto de vista económico como emocional. Lo es aún más si la pareja tiene niños pequeños y, además, un inmueble con una titularidad compartida. ¿Quién se queda con la casa? Una solución habitual ante un divorcio es vender la vivienda, otra es que una de las partes se quede a vivir en ella. Pero hay que tener en cuenta que, al haber menores de por medio, un juez deberá dar su visto bueno, especialmente, cuando las partes no se logran poner de acuerdo. Desde el comparador financiero HelpMyCash.com nos lo explican.

El juez determina quién vive en la vivienda

Cuando en un proceso de divorcio hay hijos pequeños tiene que intervenir la figura de un juez, ya que este tiene que velar por los intereses y la integridad de los menores. Si los miembros de la pareja no se ponen de acuerdo sobre qué hacer con la casa, será el juzgado el que determinará quién vive en la vivienda.

Generalmente, cuando hay niños, el juez le atribuye el uso y la permanencia en la vivienda a la persona que obtiene la custodia de los menores. Si esta es compartida, es posible que la reciba el miembro que tiene menos recursos económicos para comprar o vivir en otra casa. 

El asunto es que, si aún pesa una hipoteca sobre la propiedad, la persona que se muda sigue siendo el copropietario y, por tanto, tiene que seguir pagando su parte del crédito aunque ya no viva en el inmueble. Esto habitualmente provoca desencuentros y una situación límite para el menos favorecido

La casa se puede vender, pero solo si el juez lo autoriza

Ante esta situación, es posible solicitar vender la casa a un tercero, pero las partes tendrán que ponerse de acuerdo y, además, será necesario pedir la autorización al juez para ello. Desde HelpMyCash.com advierten que hay que tener en cuenta que el juzgado, por encima de todas las cosas, va a velar por el bienestar de los menores, así que la petición tendrá que estar lo suficientemente argumentada para que pueda ser concedida

Otra posible salida a considerar es que la persona que tiene el uso de la vivienda se quede con la propiedad de la casa, a cambio de compensar económicamente a la otra parte. Esto, a través de un proceso de extinción de condominio, si hay separación de bienes, o mediante la liquidación de gananciales, si se trata de un matrimonio de gananciales. 

Pero ¿qué pasa si las partes no logran ponerse de acuerdo? Si no es posible llegar a un entendimiento, la parte que sí quiere vender puede solicitar al juez la venta de la casa en subasta pública. Pero hay que considerar que esta es una opción poco práctica, ya que implica un procedimiento legal largo y costoso y, además, significa vender la propiedad por debajo de su precio de mercado.

Además, es posible que la atribución de uso que recibió uno de los cónyuges y los hijos por resolución del juez continúe, ya que el bienestar de los niños es prioridad. Esto significa que el comprador no la podrá habitar durante el tiempo que dure esta. Esto complica el proceso de subasta, dado que es poco probable que alguien entre a pujar para comprar una vivienda que no podrá utilizar.