Buscar

MUNDIARIO

Enernet, la evolución de la red eléctrica hacia un internet energético

No solo las baterías de las casa o coches aportarán energía a la red eléctrica, sino portátiles, teléfonos y cualquier aparato que pueda conectarse a la red y tenga capacidad de carga.
Enernet, la evolución de la red eléctrica hacia un internet energético
Energía. / Riccardo Annandale. / Unsplash
Energía. / Riccardo Annandale. / Unsplash

Firma

Arturo Carrasco

Arturo Carrasco

El autor, ARTURO CARRASCO, es ingeniero industrial, con 15 años de experiencia en el sector energético e industrial como Director de proyectos y Director técnico comercial de ingeniería. Con experiencia internacional dirigiendo y desarrollando negocio en Mozambique para la empresa tecnológica Redeex Eurotelecomunicações. En la actualidad realiza desarrollo de negocio y dirige el departamento de Industria y Energía en la consultora Iceacsa, para el desarrollo de proyectos innovadores en la áreas descritas anteriormente. @mundiario

El concepto de energía, cómo se distribuye y se consume, como lo entendemos hoy en día, ha comenzado a cambiar desde hace unos años. Su evolución hacia un concepto más parecido a un internet de la electricidad no es nuevo y tiene nombre: Enernet.

En sí las redes energéticas han comenzado a evolucionar hacia ese concepto, por el cual se equipara su desarrollo y utilidad, salvando las distancias, de la red eléctrica a internet y por la cual incluso se acabarán perdiendo las fronteras que entendemos hoy en día, como son: producción, distribución, almacenaje y control.  Las similitudes de la red eléctrica actual con internet son obvias y aunque no ayude mucho su comparación sí nos sirve para ver en cierto modo el futuro de la red eléctrica, sus utilidades y cuáles serán los desafíos tecnológicos y de arquitectura de red para los próximos años.

De hecho, en los comienzos del desarrollo de internet, cuando todavía se interactuaba con Arpanet, se intentaban guardar los datos y tenerlos centralizados, como se ha tratado de hacer hasta hoy en día en el área energética. La evolución ha comenzado hacia redes eléctricas en las cuales se genera y distribuye energía de forma descentralizada y por la cual cualquiera podrá consumir y generar energía. No solo las baterías de las casa o coches aportarán energía a la red eléctrica, sino portátiles, teléfonos y cualquier aparato que pueda conectarse a la red y tenga capacidad de carga. Ciertamente esto hará que miles de millones de equipos se incorporen a la red eléctrica no solo consumiendo energía, sino aportando capacidad de almacenaje. Esto hará que internet sea bastante mas pequeña de lo que será la red de energía en un futuro. Todo esto, añadido a la evolución de los diferentes aparatos en materia de eficiencia energética, haciendo que disminuya el consumo de los equipos y aumentando la disponibilidad de energía en red a costes más bajos para el consumidor, hará que la red sea más segura y eficiente.

De este modo se está cambiando el concepto de negocio eléctrico que existía hasta hoy en día y entramos en un modelo en el que todos los usuarios podrán ser oferta y demanda a la vez (compran y venden energía) es decir, una estructura circular, así el negocio se organizaría más en un concepto de estructura de Red de Metcalfe. De ahí el gran parecido que tendrá el desarrollo de la red energética a la red de internet.

No digo con esto que solo habrá una red energética de Metcalfe, ya que existirán pequeñas redes interconectadas a una gran red, como pudieran ser las redes ciudadanas de energía y que permitirán a los usuarios organizarse alrededor de sus intereses y objetivos comunes. @mundiario