Endesa pretende cobrarle el mantenimiento a un cliente de luz y gas que se fue a Repsol

Juan Sánchez Calero Guilarte, presidente de Endesa. / Mundiario
Juan Sánchez Calero Guilarte, presidente de Endesa. / Mundiario
El mantenimiento lo tiene contratado ahora con Repsol, pero Endesa le ha comunicado que debe pagar también el mantenimiento que tenía contratado con su compañía, cuando ésta ya no le presta ningún servicio.
Endesa pretende cobrarle el mantenimiento a un cliente de luz y gas que se fue a Repsol

Endesa, una de las principales compañías eléctricas en España, se encuentra en el ojo del huracán nuevamente debido a una polémica con uno de sus clientes. La situación se desató cuando un usuario decidió cambiar su suministro de luz y gas a Repsol, tras un desacuerdo por facturación con Endesa. Sin embargo, lo que parecía ser un simple cambio de proveedor se convirtió en un conflicto cuando Endesa exigió al cliente el pago del mantenimiento que tenía contratado, a pesar de que ahora ya no le presta ningún servicio.

El cliente afectado expresó su incredulidad ante esta situación, calificándola de "puro surrealismo o puro atraco". La controversia se intensificó cuando el cliente recibió facturas de Endesa que mostraban un aumento del casi 70% en el coste del gas consumido en su propiedad, a pesar de haber sido por un período de tiempo más corto que el año anterior. El cliente consideró esto "inverosímil", ya que el consumo se realizó en las mismas condiciones y época del año, con la calefacción regulada de manera automática.

Ante estas discrepancias, el cliente se comunicó con Endesa para plantear sus preocupaciones, pero la respuesta de la compañía no fue satisfactoria. Endesa dirigió al cliente a otra empresa llamada Nedgia, filial de Naturgy, instándolo a resolver el problema con ellos. Sin embargo, el cliente se negó, argumentando que su contrato era con Endesa, no con Nedgia.

Esta no es la primera vez que Endesa enfrenta problemas con sus clientes. En el pasado, la compañía que preside Juan Sánchez Calero Guilarte ha sido objeto de sanciones económicas significativas. En 2023, la Audiencia Nacional ratificó una multa de 5,5 millones de euros impuesta a Endesa Energía XXI por prácticas desleales que distorsionaban la competencia en el mercado. Además, la Agencia Española de Protección de Datos impuso una multa récord de 6,1 millones de euros a Endesa por una grave vulneración de la protección de datos de sus clientes.

Estas controversias se suman a otras multas impuestas a Endesa por diversas irregularidades, como incumplimientos en los requisitos de contratación con los clientes y cortes de suministro eléctrico en varias zonas del país.

Ante esta situación, tanto el cliente afectado como otros consumidores exigen una mayor transparencia y responsabilidad por parte de Endesa, pero también de los supervisores públicos.

Mientras tanto, autoridades locales como las del Ayuntamiento de Granada tomaron medidas para abordar los problemas de suministro eléctrico en colaboración con asociaciones de vecinos y el Defensor del Ciudadano. La comunicación con Endesa se ha convertido en una prioridad para evitar futuros conflictos y garantizar un servicio eléctrico fiable y de calidad para todos los ciudadanos. @mundiario

Comentarios