En España se privatizan los bancos nacionalizados sin apenas transparencia

Sede del Banco Sabadell.
Sede del Banco Sabadell.

Desde la intervención de Caja Castilla-La Mancha, entre la Comisión Europea, el llamado FROB y el Fondo de Garantía de Depósitos han inyectado ¡88.737 millones de euros! Casi siempre a escondidas.

En España se privatizan los bancos nacionalizados sin apenas transparencia

 El proceso de privatización del Banco Gallego, adjudicado al Sabadell, vuelve a poner encima de la mesa el serio problema de transparencia de la democracia en España.

La prensa suele quejarse, con razón, por las ruedas de prensa sin preguntas y, dada su relevancia, suele poner como ejemplo la mala práctica del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que llega al extremo de comparecer ante los medios a través de una pantalla de plasma. Es grave esta situación, indudablemente, pero todavía hay cosas peores en España en términos de transparencia: la toma de importantes decisiones  financieras, como la adjudicación de bancos nacionalizados.

Un ente sin rostro conocido llamado FROB, siglas de un nombre que afea el castellano -Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria-, adopta medidas de una gran trascendencia sin salir siquiera en el plasma. Es la peculiar manera de gestionar los procesos de reestructuración y resolución de entidades de crédito en este país, sin que nadie se entere de nada, salvo los que hacen el negocio, al peor estilo de los tiempos de burbujas y especulación. Parecen no haber entendido eso que ha escrito José Luis Martín Palacín en MUNDIARIO: la crisis hizo bajar la marea y dejó al descubierto el desastre de la ideología de neón.

Un ejemplo de esta semana: ¿por qué el FROB firmó con el Banco Sabadell la cuarta venta de una entidad financiera por 1 euro –en este caso el Banco Gallego-, tras hacer algo parecido con Unnim, CAM y Banco de Valencia? ¿Y por qué pone encima 245 millones de euros, a los que en el caso del Gallego hay que sumar a otros 80 millones inyectados en marzo? ¿Por qué siempre hay dinero para los bancos, incluso cuando se les hacen regalos, y en cambio nunca lo hay para modestos clientes con participaciones preferentes y deuda subordinada? ¿Y por qué nadie pregunta por ello, al menos en instancias parlamentarias?

No hablamos de ninguna broma. Desde marzo del 2009, fecha de la intervención de Caja Castilla-La Mancha, entre la Comisión Europea, el llamado FROB y el Fondo de Garantía de Depósitos han inyectado ¡88.737 millones de euros! en una docena de bancos españoles, sin contar los avales del Estado. Sabemos lo que ponemos entre todos pero no lo que aportan los bancos privados beneficiados. Por no saber, en estos casos ni se sabe con cuántos puestos de trabajo de empleados de banca trafican a escondidas. Ni siquiera se atreven a salir detrás del plasma. ¿Por qué?

Nos lo preguntamos este domingo desde La Región, a orillas del Miño, y es de suponer que también lo hagan desde la otra orilla del río compartido con Portugal. ¿Cómo se les habrá quedado la cara a los directivos del Espirito Santo, que llevan unos tres años detrás del Gallego y que ahora creían haber presentado la mejor oferta? Si prospera su recurso, no sólo veremos cómo defienden sus intereses, sino que tal vez nos enseñen desde Lisboa lo que se nos oculta desde Madrid.

Tampoco estaría demás preguntarnos por qué no se ha propiciado que un banco gallego pequeño, el Etcheverría, participado por capital venezolano, pudiera crecer a costa de esta operación que devuelve el Banco Gallego a Cataluña, desde donde ya habían controlado esta entidad cuando se llamaba Banco de Crédito e Inversiones. El Banco Etcheverría sigue a tiempo de mejorar su posición –tal vez veamos noticias pronto en ese sentido-, pero es indudable que ha perdido una buena oportunidad. @J_L_Gomez

En España se privatizan los bancos nacionalizados sin apenas transparencia
Comentarios