Buscar

MUNDIARIO

Las empresas tendrán tres años más para pagar los créditos otorgados por el Gobierno

Las bonificaciones podrían constituir subsidios o subvenciones parciales para que las empresas puedan mantener a flote sus nóminas y su flujo de caja destinado a pagos de proveedores y compensaciones a empleados.
Las empresas tendrán tres años más para pagar los créditos otorgados por el Gobierno
La ministra de Asuntos Económicos de España, Nadia Calviño / eleconomista.es
La ministra de Asuntos Económicos de España, Nadia Calviño / eleconomista.es

Un acuerdo histórico ha sido concretado este lunes en favor de las empresas españolas, que generan el 20% del empleo y de la fuerza laboral en el país, y por ende, el grueso de los volúmenes en flujos de capitales provenientes de los pagos de impuestos. Más períodos de gracia y mejores condiciones era la exigencia del sector privado tras la ola de liquidez que lanzó el Gobierno en marzo cuando estalló la crisis del coronavirus. 

Y es que los trabajadores autónomos, así como las pymes (pequeñas y medianas empresas) y las grandes empresas que solicitaron financiación con aval del Estado, “tendrán ahora hasta tres años más para devolver los préstamos con garantía del Instituto de Crédito Oficial (ICO)”, según reseñó la agencia EFE citando fuentes del Gobierno.


Quizás también te interese:

El Gobierno anuncia que extenderá y facilitará los pagos de los créditos empresariales

Esto implica que los capitales inyectados por las compañías con respaldo en la liquidez de emergencia del Instituto de Crédito Oficial (ICO), tendrán un período de flexibilidad aprobado para que las empresas puedan cancelarlos son intereses y montos netos en tres años y, posiblemente, con condiciones de renegociación o pagos amortizados a mediano plazo. 

El Gobierno anunció el pasado fin de semana que tiene previsto aprobar en el Consejo de Ministros de este martes “nuevas medidas de apoyo a empresas y autónomos, entre ellas la inclusión de bonificaciones y extensiones de los períodos de carencia y amortización de los créditos concedidos por el ICO para hacer frente a la pandemia de coronavirus”.

Por lo tanto, esas bonificaciones podrían constituir subsidios o subvenciones parciales para que las empresas puedan mantener a flote sus nóminas y su flujo de caja destinado a pagos de proveedores, compensaciones a empleados, entre otros aspectos operativos esenciales. 

Sin duda, las empresas españolas han recibido un nuevo salvavidas, lo cual podría tener un impacto muy positivo en la generación de nuevos puestos de trabajo a corto plazo para reducir la proporción de ciudadanos que continúan en ERTE y así pueda reanimarse más el sistema de consumo. @mundiario