Buscar

Empresario y sin experiencia en posicionamiento online, ¿qué hago?

Invertir en la construcción de una web y el posicionamiento online es uno de los primeros gastos que debe asumir un negocio.

Empresario y sin experiencia en posicionamiento online, ¿qué hago?
Empresario frente a su presencia digital. / Pixabay
Empresario frente a su presencia digital. / Pixabay

Firma

Rob Ferry Jr.

Rob Ferry Jr.

El autor, ROB FERRY JR., escribe para el Área de Publirreportajes de MUNDIARIO, donde también coordina los contenidos patrocinados. @mundiario

Aquellas personas dueñas de un negocio o que estén pensando en abrir uno deben saber que su presencia en Internet es obligatoria. En MUNDIARIO ya publicamos los datos aportados por Google respecto a la necesidad de tener presencia online: aquellas PYMES que poseen un sitio electrónico especializado aumentan en un 35% las probabilidades de generar ventas y elevan en un 71% las probabilidades de conectar con potenciales clientes.

Uno de los errores frecuentes del empresario es creer que la construcción de una web ya es suficiente para cumplir con esta presencia online. Pero en muchas ocasiones estas webs están obsoletas, tiene un aspecto poco atractivo o no permiten realizar ninguna acción en ellas. Debemos pensar que la web es la primera impresión que un cliente se llevará de nuestro negocio, si esta es negativa, dejará de interesarse por la empresa y los productos o servicios que podemos ofrecerle. Igual de negativo es que un posible cliente nos haya conocido físicamente y quiera interactuar con nosotros online pero esto sea imposible porque nuestra empresa no existe en Internet.

¿Es imprescindible ser experto en creación de webs y posicionamiento online para hacer triunfar un negocio? La respuesta es no. Para estas labores es primordial confiar en aquellos que sí son realmente expertos. Las empresas de hosting que gestionan dominios, posicionan empresas online y en definitiva, prestan servicios a autónomos que dan sus primeros pasos online, a dueños de negocios recientes o a grandes empresas, son las que nos sacarán del apuro de esta necesaria e imprescindible presencia online que toda empresa, en pleno siglo XXI, debe tener.

Tienda en línea. / Pixabay

Tienda en línea. / Pixabay

Todo esto no quiere decir que el negocio local y de cercanía deba morir o esté muerto, sino que el negocio local tiene la suerte de contar con un nuevo canal para publicitar sus productos. Internet es el gran aliado de los negocios tradicionales y no el enemigo. Por ello, crear canales de venta online que compaginen la venta en su tienda física es el paso obligado para no convertirse en esa parte del 80% de empresas que el año pasado cerraron y no tenían presencia en línea.

Los canales de comunicación online con los que cuenta una empresa son varios:

> la página web de la que ya hemos hablado y que es la carta de presentación de la empresa. En ella se describen los productos y servicios y se incluye todo lo que pueda ser relevante para el cliente, como por ejemplo formulario de contacto, email o teléfono en los que poder resolver sus dudas.

> disponer de un blog o newsletter es una fantástica opción para comunicar contenido de interés al cliente actual o potencial.

> la presencia en redes sociales también resulta indispensable en la actualidad. Para ello debes saber qué red es la más adecuada para tu negocio.

> la búsqueda en Google u otros buscadores. Si nuestra empresa se dedica a la venta de papelería bonita como por ejemplo tarjetas navideñas y un potencial cliente busca en Google “comprar tarjetas navideñas” pero nuestra empresa no aparece en los primeros resultados, lo más probable es que hayamos perdido a ese cliente. Por tanto, ser relevantes en las búsquedas es una labor que se consigue con un correcto posicionamiento ya sea a través de SEO o SEM.

Por tanto, invertir en profesionales del marketing digital y de la creación y mantenimiento de webs será una de las mejores inversiones que un empresario puede hacer para comenzar a destacar en Internet ya sea porque su canal de negocio es eminentemente online o porque le servirá de valioso complemento a su presencia física.