Emprender sin aprender a gestionar el conocimiento conlleva grandes fracasos

Concept of stress with businessman sleeping on a laptop
Un hombre ante su ordenador.

En los tiempos actuales emprender por cuenta propia no es fácil y hay que hacer frente a múltiples desafíos y problemas que pueden solventarse adquiriendo una formación avanzada en gestión del conocimiento.

Emprender sin aprender a gestionar el conocimiento conlleva grandes fracasos

Numerosas empresas creadas en los últimos años han fracasado a los tres años de vida. El bajo porcentaje de pymes que sobreviven a los cinco años de iniciar su actividad es todavía más preocupante: España registra, según los últimos datos de la OCDE, tasas de fracaso de este tipo de empresas mucho más altas que otros países que forman parte de esta Organización. No es difícil encontrar amigos o compañeros que han puesto en marcha un negocio a los que, al poco tiempo, todo el esfuerzo que han empleado se ha malogrado y han tenido que abandonar la iniciativa al sufrir elevadas pérdidas.

Emprender por cuenta propia no es una cuestión sencilla, todo lo contrario, conlleva bastantes riesgos y dificultades. Identificar una oportunidad y tener una idea ingeniosa es solo el primer paso de un largo camino en el que es fundamental poseer un gran conocimiento de muchos aspectos y circunstancias que acabarán incidiendo en el desarrollo de la iniciativa.

En España ha existido y persiste en la actualidad un «boom propagandístico» sobre el emprendimiento que ha llevado a muchas personas a creer que es una alternativa muy ventajosa y rentable. Pero la realidad a la que se enfrenta cualquier emprendedor tiene poco que ver con lo que se anuncia y los fallos que se comenten son frecuentes: elevadas expectativas en la obtención de resultados, mala planificación, problemas para encontrar financiación, incorrecta administración de recursos, desconocimiento de las ayudas existentes, ignorancia en el cumplimiento de trámites administrativos, diseño de modelos de negocio poco adaptados a la realidad, deficiente valoración de riesgos, escasa presencia en los medios de comunicación, baja inversión para el desarrollo de actividades de mercadotecnia, etc.

Algunos emprendedores recurren a incubadoras para que les orienten en la puesta en marcha de la iniciativa o aceleradoras que hacen crecer y dinamizan el proyecto empresarial y les facilitan, además, conectar con inversores y clientes. En la actualidad existe un gran número de aceleradoras y es necesario también saber seleccionar la que pueda garantizar la mejor preparación de las personas y posibilite aportar mayor valor a sus actuaciones.

El éxito del emprendedor dependerá del número de decisiones acertadas que tome a lo largo del proyecto, y para lograrlo necesitará gestionar eficazmente su conocimiento y el conocimiento de todas las personas que trabajarán con él. El principal problema del emprendimiento en España proviene justamente de la falta de formación en gestión eficaz del conocimiento. Incubadoras, aceleradoras y centros de formación cumplen un papel fundamental en los procesos de tutorización, pero no enseñan a los emprendedores a gestionar el conocimiento, por lo que muchas veces no toman las decisiones más correctas y cometen errores con graves consecuencias.

Los tiempos actuales en los que la innovación es un valor clave requieren personas con una profunda formación en técnicas para gestionar los conocimientos y saber crearlos, difundirlos, retenerlos y aplicarlos de forma idónea para dar respuesta a los cambios y a la gran sucesión de acontecimientos adversos y favorables que surgirán. Estas técnicas permitirán al emprendedor administrar mejor sus conocimientos e identificar con mayor facilidad las debilidades, valorar los aspectos en los que es necesario emplear mayores esfuerzos para subsanar la falta de experiencia, evaluar los riesgos y aplicar las nociones necesarias para anticipar las medidas adecuadas, aprender de los errores, identificar claramente las tendencias y oportunidades, extrapolar las mejores prácticas, intercambiar las experiencias para desarrollar ideas de valor, etc.

Se necesitan en España muchos cambios en la mentalidad de políticos, empresarios, rectores y responsables de centros de emprendimiento que posibiliten que las inversiones en investigación, desarrollo e innovación aumenten y que nuevas metodologías que fomentan la aplicación eficaz del conocimiento se incluyan en la formación que se imparte. Universidades como la Universidad Europea de Madrid, asociaciones como ASAT, formada por estudiantes de Ingeniería de Edificación, y entidades públicas como el Instituto Andaluz de Administración Pública son punteras en la aplicación de estos innovadores métodos.

Aprender a gestionar eficazmente el conocimiento es fundamental para poder sobrevivir en un mundo tan competitivo y cambiante como el actual. Es la forma más adecuada de alinear los conocimientos para aprovecharlos al máximo y dotar al emprendedor de algo imprescindible en los tiempos actuales: una capacidad analítica y resolutiva que le permita en cada momento, a él y a su equipo de trabajo, tomar las decisiones más apropiadas.

Emprender sin aprender a gestionar el conocimiento conlleva grandes fracasos
Comentarios