Las eléctricas se enzarzan en una guerra de tarifas para retener clientes

Imagen referencial de una red de sistema eléctrico. / Pixabay
Imagen referencial de una red de sistema eléctrico. / Pixabay
El mercado eléctrico español vive un intenso cambio de dinámicas, con un número creciente de consumidores retornando al mercado regulado y provocando una feroz competencia entre las comercializadoras.
Las eléctricas se enzarzan en una guerra de tarifas para retener clientes

En los últimos cuatro años, el mercado eléctrico español ha experimentado una montaña rusa de cambios, reflejo de la volatilidad económica y energética global. Durante la pandemia, el mercado regulado (PVPC) ofrecía las tarifas más favorables, pero la crisis energética posterior llevó a muchos consumidores a optar por el mercado libre en busca de estabilidad con tarifas fijas. Sin embargo, con el reciente desplome de los precios mayoristas, se observa un retorno masivo al PVPC, tradicionalmente la opción más económica, obligando a las eléctricas a una intensa competencia por retener a sus clientes.

Desde hace semanas, muchos consumidores han recibido llamadas de las energéticas ofreciendo mejoras en sus contratos. Según Marco Palermo, director financiero de Endesa, la competencia es "intensa, feroz" no solo entre las grandes eléctricas (Iberdrola, Naturgy y Endesa), sino también con las petroleras, que han adoptado una política agresiva. El sector registra una tasa de abandono del 21%, un récord histórico que podría mantenerse en lo que resta del año.

Los datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) reflejan que uno de cada siete hogares cambió de compañía eléctrica en el último trimestre del año pasado. Este fenómeno, en aumento durante 2024, ha llevado a que alrededor de medio millón de clientes hayan optado por una nueva comercializadora en los primeros cuatro meses del año. En abril, esta cifra alcanzó los 650.000, marcando otro récord histórico.

Con el precio mayorista deprimido, las comercializadoras aprovechan para adquirir energía a bajos costos y ofrecer tarifas competitivas, lo que impulsa aún más la movilidad de los consumidores. Las ofertas actuales han reducido el precio fijo por kilovatio hora (KWh) a poco más de 10 céntimos, en comparación con los 15 o 20 céntimos de hace un año. Sin embargo, las tarifas más bajas pueden incluir mayores cargos por potencia, un factor crucial a considerar.

Estrategias comerciales

José Luis Sancha, profesor de Modelado de Sistemas de Energía en ICAI, subraya la superioridad del PVPC, que ha sido "imbatible en estos últimos meses". Sancha recomienda utilizar el comparador de la CNMC para verificar cualquier oferta antes de aceptarla, estableciendo que tarifas superiores a 13 céntimos por KWh no son competitivas frente al regulado.

Enrique García, de la Organización de Consumidores en Acción (OCU), advierte sobre las ofertas engañosas en el mercado libre, destacando la importancia de comparar tarifas para evitar costos innecesarios. Según García, tres de cada cuatro usuarios desconocen la diferencia entre el mercado libre y el PVPC, lo que los hace vulnerables a ofertas poco transparentes.

Para retener a los clientes, las eléctricas han adoptado estrategias comerciales innovadoras, como las contraofertas y los programas de puntos, tradicionalmente asociados a otros sectores. Tanto Iberdrola como Endesa han lanzado promociones que reducen la factura según los planes contratados y el consumo en horas de alta producción renovable, demostrando que toda estrategia es válida para mantener su cuota de mercado en un entorno tan competitivo. @mundiario

Comentarios