Buscar

MUNDIARIO

Los robots dejarán sin empleo a 800.000 millones de personas para 2030

Un análisis publicado por un famoso instituto ha avisado que potencias mundiales como Estados Unidos y Alemania podrían ser las primeras en sufrir las consecuencias de la automatización.

Los robots dejarán sin empleo a 800.000 millones de personas para 2030
Máquina robótica en una fábrica.
Máquina robótica en una fábrica.

La consultoría McKinsley Global Institute ha lanzado una advertencia de que para 2030 hasta un total de 800 millones de personas en todo el mundo podrían perder sus empleos a raíz del avance de la automatización. El conteo empieza desde este mismo año y la cantidad no caería a menos de unos 400 millones, según cita El País al informe mencionado.

Irónicamente, los primeros países en verse afectados por esta irrupción robótica serán los mismos que las desarrollan. Es decir, según el instituto, las economías más desarrolladas han dedicado un serio esfuerzo e inversión de todo tipo para el desarrollo de tecnologías y aparatos que agilicen los proceso de producción y desarrollo de proyectos para ponerlos en práctica de forma instantánea. Esto obviamente haría que las empresas dependieran cada vez menos de personas para ciertos puntos de sus ejercicios. De esa forma, millones en países como Estados Unidos o Alemania tendrían que verse en la necesidad de o aprender otro oficio para buscar un nuevo empleo o capacitarse mejor para competir con estos artilugios, que por cierto no cobran por su trabajo. En Japón, la fuerza laboral podría reducirse hasta en un 50%, prosigue el informe mencionado.

La situación, eso sí, depende de cada país. Por ejemplo, en países donde los sueldos para los obreros son bajos el impacto será menor. Así las cosas, en México, por ilustrar este punto, serán nada más 9 de 68 millones las que se quedarán sin empleo por culpa de los robots. "México tiene una población joven y una fuerza laboral que está creciendo. El nivel de los sueldos puede disminuir la implementación de la automatización en el país", reza el documento.

Los investigadores analizaron también el efecto de la robotización hasta en 46 economías que equivalen hasta el 90% del PIB del mundo. De igual forma, hizo proyecciones a cabalidad del impacto de la automatización en Estados Unidos, China, Alemania, Japón, México e India. A éstos, los consultores recomiendan empezar a buscar cuanto antes una forma para reubicar a todas las personas que se quedarán sin empleo. "En los escenarios en que algunos de los desplazados llevan años para encontrar un nuevo trabajo, el desempleo crece en el corto y medio plazo. A largo plazo se reduce el desempleo y el mercado laboral se ajusta, pero con un menor crecimiento de los sueldos".

Este avance llevará a una urgente necesidad de estudiar, según el informe. Y es que los robots están diseñados para realizar tareas monótonas, por llamarle de alguna manera, como ensamblar productos. No obstante, una máquina no puede dar una conferencia con potenciales socios de negocio, por ejemplo. Eso quiere decir que serán las personas con menos preparación académica las primeras víctimas. Algunos de los empleos que apuntan a perder gran cantidad de empleados de carne y hueso serán: operadores de máquinas, empleados de cadenas de restaurantes de comida rápida, así como quienes procesan datos en grandes corporaciones. "Ocupaciones que requieren alto nivel de especialización o una alta exigencia de interacción social y emocional serán menos susceptibles a la automatización hasta el 2030", explican los analistas.

¿Qué se puede hacer al respecto?

La noticia es naturalmente preocupante para millones de personas que podrían quedarse sin su fuente de ingreso de un momento a otro. No obstante, hay una luz entre todo esto.

Los analistas estiman que la única forma de evitar en la medida de lo posible la catástrofe laboral y de paro en el mundo es mediante nuevos proyectos de innovación e inversión. De igual forma, el crecimiento económico de las potencias será elemental para asegurarse que las personas puedan mantener sus empleos o, en un escenario todavía mejor, garantizarles uno nuevo. Eso representa que todas las fichas se apuesten a emprendimientos emergentes, que podrían ir sustituyendo lentamente a las empresas tradicionales. @mundiario