El retraso en la recuperación eleva la previsión de déficit público al 8,4% del PIB

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, y la vicepresidenta segunda del Gobierno de España y ministra de Economía, Nadia Calviño.  / Mundiario
La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, y la vicepresidenta segunda del Gobierno de España y ministra de Economía, Nadia Calviño. / Mundiario

El Programa de Estabilidad 2021-2024 que el Gobierno ha enviado a Bruselas muestra los peores indicadores de déficit y deuda para este año. 

El retraso en la recuperación eleva la previsión de déficit público al 8,4% del PIB

El Gobierno decidió enviar su plan de reformas a la Unión Europea. En dicho documento -titulado Programa de Estabilidad 2021-2024- se prevé que el déficit alcance el 8,4% del PIB en 2021, siete décimas más que el anterior pronóstico de otoño, mientras que la deuda se mantendrá en máximos del último siglo, en el 119,5%. 

Según la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, estos indicadores suponen que los números rojos de las administraciones no bajen hasta 2025 del límite del 3% del PIB, el umbral a partir del cual Bruselas los considera excesivos. Y esto, sin duda, preocupa demasiado en la Moncloa. La crisis sanitaria por la Covid-19 ha sido determinante para el deterioro de los pronósticos. 

La vicepresidenta segunda, Nadia Calviño, ya había enfriado las previsiones económicas a inicios de abril: tras caer el PIB un 10,8% en 2020, el Ejecutivo calcula ahora que la actividad crecerá un 6,5% este ejercicio, una rebaja de más tres puntos con respecto al 9,8% vaticinado anteriormente. 

A pesar de este panorama incierto, Economía confía en que este mordisco se recupere en 2022, con un salto del 7%. Después, el avance se irá moderando y acercándose al crecimiento potencial de España, hasta el 3,5% en 2023 y el 2,1% en 2024.

“La nueva senda de déficit es coherente con el cuadro macroeconómico que incluye los datos de crecimiento de PIB y las cifras de desempleo previstas para los próximos años”, señaló este viernes Montero.

Según El País, "el Gobierno estima que la tasa de paro bajará al 15,2% en 2021 y se situará en el 12,7% en 2024. La diferencia entre ingresos y gastos públicos, que en 2020 alcanzó el 11% del PIB —incluido el impacto del banco malo, que agrandó el agujero en un punto porcentual—, se reducirá a un ritmo mucho más rápido: al 8,4% este año y al 5% el próximo gracias a la mejora de la situación sanitaria y la progresiva retirada de los estímulos".

"Para 2024, el Gobierno augura un déficit del 3,2%, cerca del umbral máximo del 3% que fijan las reglas fiscales de la UE, que han sido suspendidas ante el embate de la crisis y serán revisadas antes de volver a funcionar", agrega el citado medio. 

El Estado seguirá acumulando el grueso del desajuste por las transferencias brindadas a las demás administraciones, pero sus cuentas se irán saneando rápido. En 2021, su déficit bajará al 6,3% del PIB, y cerrará 2024 en el 2,5%.

Las comunidades, con un desajuste de solo el 0,2% en 2020 gracias a las inyecciones de liquidez del Estado, elevarán su déficit al 0,7% este año y volverán al 0,2% en 2024; el agujero de la Seguridad Social, del 1,5% en 2020, será del 0,7% en tres años. @mundiario 

 

El retraso en la recuperación eleva la previsión de déficit público al 8,4% del PIB
Comentarios