El gigante asiático busca una posición más relevante en la economía mundial

En los últimos meses el Gobierno de China adoptó diversas medidas para atraer a los inversores extranjeros y formar así parte de los mercados internacionales.
El gigante asiático busca una posición más relevante en la economía mundial

Flying over ShanghaiLa bolsa de Shanghái es el mercado de valores más grande en China continental Jose Maria Cuellar via Compfight

El gigante asiático necesita y quiere abrirse a los mercados internacionales. Para ello el Gobierno de China adoptó diversas medidas con la finalidad de atraer a los inversores extranjeros y formar así parte de los mercados internacionales. Medidas que ya pusieron al país a trabajar, con intención de encontrar una posición cada vez más relevante en la economía mundial.

El presidente de la Comisión Reguladora del Mercado de Valores en China, Guo Shuqing anunció que el país incrementará de manera significativa sus cuotas de inversión extranjera, que podrán incluso multiplicarse por 10%. Dado que el volumen de cuotas asignados actualmente a los extranjeros se sitúa muy por debajo de estas cifras (37.440 millones de dólares a finales de 2013), el nuevo aumento de las cuotas resulta tan atractivo que invita a pensar que China tiene previsto flexibilizar los requisitos y ampliar notablemente el flujo de dinero internacional que entra en el país.

Un gran aspecto que quiere potenciar el Gobierno chino es el pago de dividendos. La Bolsa de Shanghái publicó en enero una directiva que obligará a las empresas a repartir al menos un 30 % de sus beneficios anuales en dividendos para sus accionistas. Hasta ahora, las 994 empresas listadas en este índice, entregan de media el 2,5% de sus beneficios en retribución a accionistas. Además, para fomentar la inversión individual a largo plazo, China también anunció que dividiría a la mitad el impuesto sobre los dividendos obtenidos en bolsa para los accionistas que mantengan sus participaciones durante al menos un año.

Otra de las medidas adoptadas fue la creación de un mercado de futuros de bonos, que estará en funcionamiento en verano, según prevé el gigante asiático. Será la primera bolsa de futuros del país que no esté vinculada con las materias primas, ya que las otras tres bolsas de China se dedican a la negociación de commodities. Por otro lado, la bolsa de Shanghái anunció su intención de convertirse en una empresa estatal para llegar a ser el principal mercado de futuros de la región Asia-Pacífico en 2017.

Con todo ello, China se vuelve más atractiva ante los ojos de inversores extranjeros que apuestan por crecer con el gigante. @noemifarinas

El gigante asiático busca una posición más relevante en la economía mundial
Comentarios