Buscar

MUNDIARIO

El FMI anuncia que la economía mundial ha entrado en una recesión "igual o peor" a la de 2009

La economista búlgara espera un “considerable rebote” para 2021, pero solo si los países tienen éxito en la contención del virus. El 6% del PIB del planeta es ahora emitido desde los bancos centrales del G-20.
El FMI anuncia que la economía mundial ha entrado en una recesión "igual o peor" a la de 2009
La economista búlgara Kristalina Georgieva, directora gerente del Fondo Monetario Internacional / DW.
La economista búlgara Kristalina Georgieva, directora gerente del Fondo Monetario Internacional / DW.

Ya es oficial. El planeta ha entrado en una fase involución y contracción del que por antonomasia es su sistema de convivencia y subsistencia: la economía. Un ciclo histórico de fuerte shock externo, como un evento que ocurre una o dos veces cada siglo, ha sacudido como un sismo los cimientos del aparato económico global. La pandemia del coronavirus (Covid-19) coloca a la humanidad unos pasos más atrás lejos de la senda de desarrollo que había logrado crear para obtener un estimado de 3% de crecimiento económico antes el inicio de la crisis sanitaria. Hoy, esa proyección es, en el escenario más optimista, de 1,5%, pero si el planeta se sigue paralizando y su dinámica continúa en ralentización, el PIB global podría crecer tan solo un 0,5%, mientras que en el peor escenario -no descartado- podría estancarse en un punto muerto de crecimiento (0% del PIB) o incluso pasar al otro lado de la recta con un -0,1% de decrecimiento.

Y es que, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, ha afirmado este viernes que "está claro" que la economía global "ha entrado en recesión" por culpa de la pandemia de Covid-19, y que esta será "tan mala como la de 2009 o peor".

En 2008, teniendo su clímax en 2009, la economía mundial entró en crisis y en un proceso continuo de reducción debido a la implosión de una burbuja hipotecaria en la Bolsa de Valores de Nueva York (Wall Street), que terminó contagiando -como si de la curva de transmisión del coronavirus se tratara- a todo el sistema bancario y financiero mundial, destruyendo los créditos y cortando los flujos de capital hacia numerosos mercados. Esa situación generó una recesión en los conglomerados empresariales e industriales que más aportan al PIB de los países occidentales, colocando así a la economía mundial en un estado de recesión que terminó hundiendo a los sistemas financieros de Europa, EE UU y Japón (los que alimentan la economía global) con pérdidas de hasta 10 billones de dólares (el PIB mundial se estima en unos USD80 billones).

La economista búlgara espera un “considerable rebote” para 2021, pero solo si los países tienen éxito en la contención del virus. Hasta ahora, los Estados occidentales han optado por aplicar políticas de shock fiscal para saturar sus sistemas financieros y bancarios con liquidez emitida desde los bancos centrales y que en su totalidad acumulan unos más de 3 billones de dólares, lo que equivale a un 4% del PIB del planeta.

"Hemos revisado nuestras previsiones para 2020 y 2021 y hoy está claro que el mundo ha entrado en una recesión que creemos será tan mala como la de 2009 o peor”, ha dicho la economista búlgara, en una conferencia de prensa por streaming. La duración y la profundidad de la recesión, ha advertido la directora gerente del Fondo, depende de dos cosas: “Contener el virus y tener una respuesta coordinada y efectiva a la crisis”. “Me anima que ahora veo un entendimiento mucho más claro de que si no vencemos al virus en todas partes no podremos salir de esto", ha añadido.

Ahora, ¿por qué el organismo que concentra los flujos de capital más grandes del mundo advierte de que la economía global ya esta sufriendo una recesión de tan grave magnitud que podría ser tan mala o peor que la de 2009? Pues debido a que en este hito histórico, la economía está siendo artificialmente financiada y saturada con capitales emitidos desde los bancos centrales más poderosos del globo y de los organismos financieros que mueven el sistema-mundo, lo que implica que no hay libre circulación de rentas movilizadas por la dinámica de la oferta y la demanda de los mercados, sino que ahora los mercados y las naciones son receptores de ese capital que no retorna a las reservas de liquidez del sistema bancario. 

Asimismo, Georgieva ha celebrado que la comunidad internacional está respondiendo a la crisis con medidas fiscales poderosas, más que en durante la crisis financiera global de hace 12 años. En ese sentido, ha destacado la inyección agregada de más de cinco billones de dólares, en torno a un 6% del PIB global, por parte de los países del G-20. Esto implica que el gasto del planeta está siendo sufragado por un grupo de 20 naciones que generan y movilizan cerca del 80% de todo el dinero disponible en la economía mundial. 

Para tener una idea e la magnitud de esta crisis, durante la recesión de 2008, EE UU inyectó 150.000 millones de dólares a su economía para frenar la expansión de la burbuja hipotecaria. En 2020, EE UU inyectó 2 billones de dólares para afrontar el impacto económico y social de la pandemia de coronavirus. @mundiario