El BCE solicita a la Audiencia Nacional el informe forense del banco BBVA

Sede del Banco Central Europeo. / RRSS
Sede del Banco Central Europeo. / RRSS
El supervisor europeo quiere conocer de primera mano el grado de involucramiento de la cúpula actual de la entidad en el caso Villarejo.
El BCE solicita a la Audiencia Nacional el informe forense del banco BBVA

El Banco Central Europeo (BCE) ha pedido la investigación interna que la Audiencia Nacional conduce contra el banco BBVA. La entidad europea pretende conocer hasta qué punto están implicados los actuales consejeros y directivos del banco vasco en el caso Villarejo, un tema que ya les preocupaba desde hace meses. Así, el juez Manuel García-Castellón habría de facilitarles los folios de la investigación, que se denomina informe forense.

Fráncfort del Meno analiza desde más o menos junio del año pasado el grado de involucramiento de los altos mandos del BBVA en los contratos firmados con las empresas de Villarejo mediante la firma Cenyt, que le pertenece también. El banco español asegura que todos los indicios significativos que el BCE ha encontrado se han remitido a García-Castellón. De acuerdo a información declarada de la entidad vasca, ninguno de sus actuales directivos está implicado en el caso. El total facturado para Villarejo fue de 10 millones de euros, nada menos.

El País explica que el banco europeo aprovechó su Mecanismo Único de Supervisión (MUS) para pedir el informe forense, pues el BBVA se negó previamente a hacerlo bajo el pretexto de que el mismo se encontraba bajo secreto de sumario. La Audiencia Nacional no ha respondido a la solicitud hasta ahora. Y de hecho puede que tampoco lo haga, escudándose en la misma razón que el banco mismo.

Sospechas de la directiva

La idea del BCE es conocer las implicaciones de la cúpula actual, especialmente de Carlos Torres, quien preside al banco vasco y que fue consejero delegado cuando el presidente era Francisco González, uno de los imputados en la causa. El supervisor europeo también pretende saber si hay algún otro integrante de la mesa redonda que esté implicado en las actividades de espionaje ilegal por las que se le pagó a Villarejo. Si se les llega a descubrir, el banco europeo podría dictar que no son adecuadas para mantener sus puestos.

También quiere saber cuáles son las posibles sanciones que recibiría el BBVA, que está imputado en la causa como persona jurídica por los delitos de cohecho, descubrimiento y revelación de secretos y corrupción en los negocios, explica El País. Las sanciones por dichos delitos van de los 48.600 euros a los 21.6 millones de euros.

Desde el banco se asegura que no es posible entrometerse en la investigación del juzgado por estar bajo secreto de sumario. El BBVA explicó esto al BCE y les sugirió presentar el escrito, como al final han hehco.

En cualquier caso, el mismo banco metió de cabeza a sus exdirigentes en su declaración. Específicamente, los cañones apuntaron a Julio Corrochano, exjefe de seguridad de la entidad, como responsable de la contratación de los servicios de Villarejo. Corrochano se encuentra en libertad bajo fianza de 300.000 euros. Adolfo Fraguas, encargado de esta delación en su calidad de director de Servicios Jurídicos del BBVA España, explicó que Corrochano tuvo que haber recibido el visto bueno del resto de la vieja cúpula por el organigrama de la organización.

La Audiencia Nacional busca determinar si el BBVA contrato a Cenyt a fin de impedir que la constructora Sacyr tomara a la entidad en 2004 y también para espiar a Ausbanc. De acuedo a García-Castellón, todo se hizo con el beneplácito de la directiva del banco a raíz del "beneficio personal y empresarial" que podría dejarles. La Fiscalía Anticorrupción asegura tener indicios suficientes para demostrar que Villarejo incluso pagó sobornos para acelerar su proceso de contratación. @mundiario

El BCE solicita a la Audiencia Nacional el informe forense del banco BBVA